La Reina Sofía asiste al funeral de Bhumibol de Tailandia

Al menos 110.000 tailandeses vestidos de negro asistieron este jueves al funeral del difunto monarca Bhumibol Adulyadej en torno a la plaza de Sanam Luang en Bangkok. Representantes de 42 países, incluidos miembros de la monarquía de más de una veintena de naciones, asistirán a las exequias de Bhumibol, que falleció el 13 de octubre de 2016 a los 88 años. Entre los asistentes figuran la Reina emérita Sofía de España, la soberana Máxima de Holanda, la Reina Silvia de Suecia, el príncipe Andrés de Inglaterra y miembros de diversas monarquías asiáticas, como los reyes de Bhutan y los príncipes de Japón.

Vestidos de riguroso luto, los súbditos se postraron en el suelo, rezaron y lloraron al paso de la gran carroza dorada con la urna real que fue arrastrada por más de 200 soldados con uniformes tradicionales de color rojo.

En la procesión solemne en torno a Sanam Luang, situada junto al Gran Palacio Real, también intervinieron monjes budistas, sacerdotes hindúes, bandas de música y militares con diferentes trajes de gala, con un total de 2.406 participantes.

Todas las calles del casco histórico, un total de 42, se cerraron al tráfico desde esta madrugada y hubo estrictos controles de seguridad para acceder al entorno de la explanada, a la que solo se permitió el paso de tailandeses.

Decenas de miles de personas aguardaban pacientemente en los controles para alcanzar los alrededores, donde tuvo lugar la procesión.

La procesión tiene una gran importancia simbólica, aunque en realidad el féretro con los restos de Bhumibol fue trasladado anoche hasta el monumento funerario construido en Sanam Luang.

En el pasado, los cadáveres de la realeza tailandesa eran dispuestos en posición fetal dentro de la urna dorada, pero Bhumibol decidió que sus restos fueran depositados en un féretro. Por este motivo, la urna que debería contener los restos del soberano fallecido solo alberga una placa honorífica con el nombre y la fecha de nacimiento del monarca tailandés.

El monumento funerario, que tardó unos diez meses en construirse, consta de nueve torres principales, incluida una representación simbólica del mítico monte Meru, así como varios pabellones y unas 500 figuras que representan a deidades, animales míticos y hasta los dos perros favoritos de Bhumibol.

Según la tradición, el monarca tailandés es la reencarnación del dios Narayana (Vishnu) y ascenderá al cielo sobre el ave Garuda.

La incineración del rey tuvo lugar a las 22.00 hora local (15.00 GMT) en un crematorio eléctrico situado en la torre que simboliza el monte Meru, residencia de los dioses según la mitología budista e hindú. El rey Vajiralonkorn, hijo de Bhumibol, fue el encargado de encender el fuego alimentado por la apreciada madera de sándalo.