Bruselas desmiente que May suplicase ayuda a Juncker

El presidente de la Comisión Europea la habría percibido como una mujer "ansiosa", "abatida" y "desanimada" en una cena improvisada el pasado lunes

La Comisión Europea (CE) desmintió este martes una información publicada en la prensa alemana que apuntaba que la primera ministra británica, Theresa May, llegó a suplicar ayuda al presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, de cara a la negociación del Brexit.

Juncker y May, junto con sus respectivos negociadores para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), mantuvieron una improvisada cena en Bruselas el lunes 16 de octubre, que la Comisión Europea describió como un encuentro “constructivo y amistoso”.

Esa cita tuvo lugar después de que acabara la cuarta ronda de negociación del Brexit sin suficientes avances para entrar en una nueva fase de conversaciones, y antes de que los pasados jueves y viernes los líderes de la UE se reunieran en una cumbre en Bruselas.

La reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE concluyó, de nuevo, sin novedades respecto a la negociación, con sendos mensajes de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente de Francia, Emmanuel Macron, en los que pedían más progresos a Londres para seguir avanzando.

El negociador comunitario, Michel Barnier, reprocha a Londres que no haya avanzado lo suficiente en los tres aspectos clave de la primera fase: los derechos de los residentes británicos y europeos a ambos lados del Canal de la Mancha, la situación de las fronteras del Ulster y la factura de la salida del Reino Unido.

Pero según el diario alemán ‘FAZ’ la mencionada cena improvisada en Bruselas antes de la cumbre no fue tan amable como se describió oficialmente.

En la cita, siempre según el diario, habría supuesto una “una llamada de emergencia” de May a Juncker, a quien le “suplicó” para que le ayudara a trasladar a los Estados europeos que la situación política doméstica no le permite avanzar más rápido.

El diario hace una descripción de la primera ministra como una mujer “ansiosa”, “abatida” y “desanimada” en esa cena, según la habría percibido el equipo comunitario.

La presunta filtración al medio alemán se trasladó a las redes sociales, donde el primero en reaccionar fue Martin Selmayr, el jefe de gabinete de Juncker y una de las personas más poderosas en la esfera comunitaria.

En un cruce de mensajes con periodistas en Twitter, Selmayr no sólo negó la filtración, sino que insinuó que se trata de un rumor interesado para “menoscabar las relaciones constructivas” entre Londres y Bruselas.

Poco después, el portavoz jefe de la Comisión Europea. Margaritis Schinas, precisó que, si bien no suele comentar rumores o filtraciones, esta vez sí lo haría, para desmentir de nuevo el relato de la cabecera germana.

Por último, el propio Juncker ha negado en declaraciones a los medios en Estrasburgo (Francia) que la cena transcurriese de esa manera.

“Estoy muy sorprendido, si no aturdido, por lo que se ha escrito en la prensa alemana. Nada de todo ello es verdad. Tuve una excelente cena de trabajo con Theresa May, estaba en buena forma, no estaba cansada, luchó como es su deber, así que todo para mí estuvo bien”, dijo Juncker.