‘Avión Club. Una historia de los ochenta’

Carlos Santos expone al sol las sábanas sudadas de la primera década de la Transición

El periodista y escritor Carlos Santos -venido al mundo en Zamora pero almeriense de corazón, español de espíritu y ciudadano universal de proyección- ha tenido que recurrir al género novelístico para destripar la esencia de “la movida madrileña” de los ochenta del siglo pasado y exponer al sol las sábanas sudadas de esa decisiva década de la Transición. Hasta ahora, el autor había escrito ensayos como “333 historias de la Transición” (La Esfera de los Libros) -donde nos dio cuenta de un extenso anecdotario, recogido a mano durante varios lustros en su “Libreta Colorá”, que estaba lleno de “chaquetas de pana, tetas al aire, ruido de sables, suspiros, algaradas y… consenso”, como él mismo lo ha definido, al que sumó un libro documental de extraordinaria profundidad sobre el drama histórico de Guatemala (“El silencio del gallo”) y, junto al experto ecologista Joaquín Araujo, libros divulgativos sobre los parques naturales de Cabo de Gata y los Alcornocales. Pero esta vez, explica el autor a República.com, supo que no podría contar historias de los 80 con el mismo formato que su exitoso libro sobre la Transición.

“Cuando ya tenía en marcha el trabajo advertí que no valía el mismo formato, aunque el propósito era el mismo, hacer una crónica desenfadada y veraz de una época en la que hay más lírica que épica y las emociones personales pesan más que las colectivas”, precisa. Y añade: “Los alegres años 80 no se dejan meter así como así en el corsé de un ensayo y el formato de la novela me permite reconstruir mejor la atmósfera de ese periodo y dar su sitio a esas emociones que son las verdaderas protagonistas del relato y que van desde el sexo hasta la política, pasando constantemente por la música.

El Avión Club, recuerda Santos – ¿quién de la vieja guardia periodística no dejó el suelo lleno de cáscaras de pipas?, se pregunta- fue uno de los locales más singulares de la época de la movida. Por él pasó media España, gentes muy diversas que cantaban al son que tocaba César, “un pianista real sacado de una película o un blues, pero que, a diferencia de los pianistas de los blues y la películas, sonreía todo el rato, sin el menor atisbo de melancolía”. Al Avión Club no se iba a figurar ni a hacer tertulias. Se iba a vivir. En esta novela, Carlos Santos rememora aquellos años, aquel bar, aquellas gentes, la música que les acompañaba y hasta el humo que lo rodeaba todo con su neblina. De ese modo compone una maravillosa narración repleta de vivencias ochenteras, incluidas sexuales y políticas, en la que cualquier parecido con la realidad, como comenta el autor con ironía, “no es mera coincidencia”.

Carlos Santos es una de las voces de referencia de Radio Nacional de España, donde ha sido, entre otras cosas, subdirector del magazine matinal y director del programa “Los clásicos”. Actualmente pertenece al equipo de “No es un día cualquiera”, un programa de fin de semana que él mismo dirige y presenta durante el verano. También es analista político en La Sexta y columnista de “20 Minutos”.

Licenciado en Filología Hispánica y Ciencias de la Información, también fue subdirector de “Las mañanas de Canal Sur Radio”, presentador de informativos en la TV de esa misma cadena, Director editorial de “Temas de Hoy”, editor de “Cambio 16”, director de “La Voz de Almería”, cronista parlamentario de “Diario16” y corresponsal de “Mundo Diario”.

Sobre “Avión Club” destaca que “es una obra de ficción construida con elementos sacados directamente de la realidad y las dosis justas de ficción para ensamblar esos elementos. Está ambientada en un local que existió realmente (Avión Club, el último café cantante de Madrid posteriormente transformado en bar de copas desde la Transición hasta su cierre, en 1994) por el que, durante esa época, pasó en una muestra muy significativa de la España real, lo que hoy llamaríamos una clientela «transversal».