Sergio y Rahm, cara y cruz en el estreno de Valderrama

El de Borriol toma el mando y el vasco sufre en su debut en España Pablo Larrazabal, a un golpe del liderato de Sergio y Luiten

El golfista español Sergio García se vistió de líder a las primeras de cambio este jueves en el Andalucía Valderrama Masters, con 66 golpes empatado con el holandés Joost Luiten y uno mejor que un gran Pablo Larrazabal, mientras que Jon Rahm sufrió la exigencia del recorrido sanroqueño en su estreno profesional ante el público español.

Una de cal y otra de arena. El de Borriol respondió con brillantez al foco mediático y deportivo que le sigue en Sotogrande, cerrando el debut en cabeza empatado en cinco bajo par con Luiten y uno por encima de Larrazabal y el inglés Robert Rock. Mientras, Rahm, el otro nombre propio esta semana, tomó el relevo por la tarde a remolque de cuatro ‘bogeys’ y penando en su primera experiencia en Valderrama con tres sobre par.

El campeón del Masters volvió a rendir a la perfección en el ‘Augusta europeo’, fiel a su vitola de último ganador español (2011). En la tercera edición del torneo del Circuito Europeo, Sergio comenzó sin apenas error. Desde el ‘tee’ pensando en el segundo golpe y, de ahí, a por el ‘birdie’. Con precisión, se relagó buenas opciones que no desaprovechó salvo en el 16, su séptimo. Para entonces ya marchaba tres bajo par y siguió a lo suyo en la segunda vuelta pese al primer ‘bogey’ de la mañana en el 1.

La lluvia durante la previa y la madrugada dejó blandos unos ‘greenes’ que aún así siguieron muy rápidos y engañosos. El castellonense sacó el ‘birdie’ de los cuatro par 3. Un recital que topó con los alcornoques en el hoyo ocho pero que le dejó en lo alto ante su público, agolpado a centenares durante su partido.

Al nuevo episodio del romance entre Sergio y Valderrama, que de 12 torneos tiene once ‘Top 10’, le siguió el calvario de Rahm. El vasco no tuvo el debut soñado y padeció al campo sanroqueño con cuatro ‘bogeys’ en la primera vuelta. Pese a un ‘birdie’ en el tercer hoyo, el de Barrika no se encontró cómodo y, a remolque, no pudo echar mano de otras experiencias en Valderrama.

Buscó el maquillaje el número cinco del mundo, pero la pesadilla no encontró respiro pese al aliento de la afición. “Es el golf, un mal día, Valderrama…”, afirmó un Rahm cabizbajo pero confiado en mejorar. “Al menos nos hemos quitado el mal día el primero”, expresó antes de dejar sitio en la zona mixta a la sorpresa de la jornada, un Pablo Larrazabal que sí sabía dónde se metía.

El catalán supo reconducir un inicio complicado y ganar la confianza necesaria para una larga jornada. Larrazabal, que en el último torneo andaluz hace seis años comenzó con otra exhibición, terminó con cuatro bajo par gracias a cinco ‘birdies’ en los últimos 10 hoyos. Un chute de moral que tendrá que confirmar en medio de un año complicado pero en los primeros compases de su sueño de estar en la Ryder Cup de 2018.

El resto de la ‘Armada’ no vivió un buen estreno, sin más representación española entre los 25 jugadores que bajaron del par. Adrián Otaegui se quedó en esos 71 golpes, al igual que Gonzalo Fernández-Castaño. Alejandro Cañizares terminó en más uno y Carlos Pigem, Nacho Elvira y Jorge Campillo, en dos sobre par. Eduardo de la Riva y Álvaro Quirós firmaron tres por encima del par.