Caluroso recibimiento de los Mossos a Trapero tras quedar libre con medidas cautelares

Los Mossos d’Esquadra han dado este martes un caluroso recibimiento a su mayor, Josep Lluis Trapero, que ha vuelto al trabajo después de haber quedado libre con medidas cautelares por un presunto delito de sedición. Trapero declaró el lunes en la Audiencia Nacional ante la juez Carmen Lamela que solo le impuso la obligación de entregar el pasaporte, comparecer periódicamente en el juzgado y no abandonar el territorio nacional.

Según han informado fuentes policiales, a su llegada al complejo central Egara, situado en Sabadell (Barcelona), un grupo de 400 personas, entre mandos, agentes y trabajadores del edificio central de los Mossos ha ovacionado a Trapero, con un fuerte aplauso que se ha prolongado durante unos cuatro minutos. Trapero, que iba vestido de paisano, se ha abrazado con algunos de los mandos de la policía catalana que le esperaban en primera fila, ha agradecido esta muestra de apoyo y ha animado a los Mossos d’Esquadra a seguir trabajando con la misma profesionalidad de siempre.

Mientras tanto, el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, ha asegurado que no se plantea cesar al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, pese a que la Audiencia lo investiga por sedición y este lunes le ha retirado el pasaporte como medida cautelar: “Tiene toda la confianza del Govern”.

En declaraciones este martes a Rac1, Forn ha explicado que ni Trapero le ha pedido la dimisión ni a él se le ha “pasado por la cabeza cesarlo” porque considera que, además, tiene también la confianza mayoritaria de la sociedad catalana. “Es un gran profesional y eso es lo que nos tiene que preocupar. La policía catalana está dirigida por un gran profesional. Trapero, lógicamente, continuará en el cargo que ocupa”, ha explicado el conseller al preguntársele por su posible cese.

Forn también ha calificado de “indignante y vergonzoso” que la Audiencia Nacional haya ordenado la entrada en prisión de los presidentes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, por promover concentraciones independentistas. Sin embargo, el conseller cree que las detenciones no deben de variar la estrategia del diálogo que, según él, pretende el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el resto del Govern: “Lo que no podemos hacer es actuar a la reacción. No por estas detenciones habremos de cambiar la estrategia”.

También cree que el Gobierno que preside Mariano Rajoy “parece que tiene prisa por cerrar la posibilidad del diálogo” porque, a su juicio, cada vez que Puigdemont ha pedido diálogo han recibido una respuesta que les asusta, ha dicho literalmente.