Un investigador español descubre un mecanismo por el que se reproduce la Legionella

El investigador español Pedro Escoll, biólogo celular e inmunólogo de la Universidad de Alcalá (UAH), ha descubierto junto con un equipo del Instituto Pasteur cómo se reproducen las bacterias de la Legionella en el organismo.

Según un comunicado la Universidad de Alcalá, este descubrimiento es un avance crucial para el tratamiento de la legionela y de otras infecciones de bacterias patógenas con alternativas a los antibióticos.

El descubrimiento tiene una especial relevancia, dice la UAH, si se tiene en cuenta que cada año se registran una media de 45 brotes de legionela en España, que afectan a unas mil personas. El último brote, en Blanes (Asturias), se ha cobrado la vida de una mujer de 83 años.

Escoll y sus compañeros de investigación del departamento de Genomas y Genética del Instituto Pasteur han averiguado en este estudio uno de los mecanismos mediante el cual las bacterias de la Legionella actúan en el organismo humano para provocar cambios en las células a las que infecta y poder así reproducirse.

“En el proceso de infección, la bacteria inyecta en la célula proteínas que tratan de cambiar el metabolismo de la célula. Digamos que es una especie de ‘hackeo’ biológico mediante el que los procesos normales se alteran para beneficio de la bacteria”, explica Escoll.

El investigador indica que “una de esas proteínas provoca la fragmentación de la red de mitocondrias, provocando un cambio metabólico en la célula”, lo que “facilita que la bacteria se replique dentro de las células de nuestro organismo”.

El descubrimiento abre un nuevo campo para el tratamiento de la legionela, una nueva estrategia terapéutica que pueda sustituir a los antibióticos -ante los que las bacterias cada vez se muestran más resistentes-, destinada a incidir sobre el metabolismo de las células para poder evitar la infección.

“Tenemos en marcha en el laboratorio una prueba de concepto en la que utilizamos un inhibidor selectivo del proceso de fragmentación de las mitocondrias y hemos conseguido ‘in vitro’ reducir la infección de Legionella”, señala el investigador del Instituto Pasteur, institución en la que realiza un posdoctorado.

Se trata de evitar combatir la bacteria con los antibióticos y sustituirlo por un tratamiento que incida sobre las células, para protegerlas frente a la agresión de las bacterias.

Además, en opinión del biólogo español, “este tratamiento, en proceso de investigación, se puede reproducir para el tratamiento de otras infecciones por bacterias patógenas, entre ellas la que genera la tuberculosis, ya que algunos estudios muestran que también se produce un cambio metabólico en las células afectadas por tuberculosis”.

El doctor por la UAH es consciente de la trascendencia de estos estudios, sobre todo teniendo en cuenta que la Legionella es un problema con un impacto importante en materia de salud pública.

“Hay mucha gente trabajando en este ámbito, porque el número de afectados se incrementa cada año, pero por fortuna no tiene un índice de mortalidad elevado, aunque casi siempre los brotes generan algún fallecimiento”, relata Escoll.

El artículo que explica su investigación, de la que el científico español es el autor principal, ocupa la portada del último número de la revista ‘Cell Host & Microbe’.