El desafío soberanista catalán

Prisión sin fianza para los líderes de ANC y Òmnium Cultural por el delito de sedición

Jordi Sànchez y Jordi Cuixart se han convertido en los primeros líderes del desafío soberanista que irán a la cárcel por un delito de sedición después de que anoche la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela decretase su ingreso en prisión incondicional sin fianza. La magistrada considera probado que los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, promovieron las concentraciones del pasado 20 y 21 de septiembre en Barcelona. Lamela ha adoptado esta decisión a petición de la Fiscalía, tras rechazar su solicitud de enviar a prisión por estos hechos al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, al que ha impuesto medidas cautelares leves, han informado fuentes jurídicas. La decisión de este lunes puede tener sus consecuencias en el desafío soberanista, ya que podría ser aprovechado por las fuerzas independentistas para movilizar a sus bases y realizar una declaración de independencia en el Parlament.

“Cobra especial importancia el papel que los dos investigados tuvieron en los hechos, participando activamente en la convocatoria de las concentraciones, alzándose además como sus principales promotores y directores, manteniéndose al frente de las mismas durante todo el día, llevando la iniciativa en una pretendida negociación con los guardias civiles, alentando y dirigiendo la acción de los congregados”, explica la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 en el auto de prisión.

La magistrada adopta esta decisión de acuerdo con el criterio de la Fiscalía, que pedía para los dos líderes soberanistas prisión incondicional, y al respecto detalla que es “destacable para la evaluación del riesgo de fuga la relevancia de la gravedad del delito de sedición”, que lleva aparejadas penas de hasta diez años de cárcel.

Además, subraya que, a mayor gravedad de los hechos y de la pena, “más intensa cabe presumir la tentación de huida”, destacando que existe riesgo de reiteración delictiva y de destrucción de pruebas. Fuentes judiciales han confirmado que los dos investigados serán trasladados a la prisión de Soto del Real esta misma noche.

Sànchez y Cuixart, indica Lamela en su auto, utilizaron las redes sociales y grupos de difusión propios y de ANC y Òmnium para “incitar” a la movilización a la gente “en contra de las órdenes judiciales”. Desde el 28 de agosto se detectó una página web desde la cual se publicitaba sobre el referéndum ilegal.

Aunque la magistrada envía a prisión a los investigados por los hechos ocurridos los días 20 y 21 de septiembre, también destaca en su auto que la incitación a la movilización se prolongó hasta el 1 de octubre y “desde las mismas cuentas” de las redes sociales realizaron ese día “llamadas a los participantes animándoles a permanecer en los colegios electorales y presentar resistencia a las actuaciones policiales”.

De hecho, hace referencia a los mensajes que se enviaron a partir del 29 de septiembre en los que se instaba, a través de la página web www.cridademocracia.cat, a estar ‘tots conectats’ (‘todos conectados’) el 1 de octubre para “recibir instrucciones concretas y así poder reaccionar inmediatamente contra cualquier ataque”.

Los días previos al referéndum continuaron las comunicaciones con instrucciones sobre los colegios electorales la jornada de la votación ilegal a pesar de conocer la prohibición judicial vigente. “Semejantes mensajes remitieron desde Twitter a través de sus perfiles personales y de los de las asociaciones que presiden, publicitando la iniciativa de ‘escuelas obertes’ de mantener abiertos los colegios, evitando la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, apunta.

Proteger a los gobernantes catalanes

Por otro lado, la jueza recuerda que los hechos acaecidos en septiembre durante los registros y detenciones de miembros de la Generalitat por promover el referéndum “no se trataron de concentraciones pacíficas”, sino que iban encaminadas a la “protección” de los gobernantes catalanes mediante “movilizaciones ciudadanas masivas”. Especifica también que no se remitió “mensaje alguno de que no se violentaran los vehículos de la Guardia Civil” que sufrieron destrozos por valor de 135.000 euros.

En relación a Jordi Sànchez, Lamela le acusa de que durante las protestas del 20 y 21 de septiembre informó de que “un grupo de los suyos” iba a cortar la Gran Vía de Barcelona. También recuerda en el auto el incidente protagonizado por Jordi Cuixart en Badalona, donde se llevó de un vehículo de la Guardia Urbana los carteles pro referéndum que los agentes se acababan de incautar, suceso en el que participó también el teniente de alcalde de la localidad, José Antonio Téllez Oliva.

Por todo ello, la magistrada constata que los hechos acaecidos en septiembre “no constituyeron una protesta ciudadana aislada o convocada pacíficamente”, sino que “las actividades descritas se enmarcan dentro de una compleja estrategia con la que desde hace tiempo vienen colaborando los investigados, en ejecución de la hoja de ruta diseñada a obtener la independencia de Cataluña”.

Como ya hicieran en su primera comparecencia en la Audiencia Nacional el pasado 6 de octubre, los dos acusados se han negado a responder a las preguntas de la Fiscalía. Mientras que Sànchez ha contestado a su letrado, Cuixart se ha acogido a su derecho a no declarar.

Tanto en su entrada a primera hora de la mañana de este lunes como en su retorno a las 18.00 horas después del receso, los presidentes de la ANC y de Òmnium han sido recibidos con aplausos y vítores por una veintena de diputados y senadores del PdeCAT al grito de “No esteu sols” (“No estáis solos”) entre gran expectación mediática. Ellos han respondido con saludos y con el puño en alto en señal de victoria.

Reacciones a la encarcelación de los ‘Jordis’

Òmnium Cultural ha considerado “intolerable” en una sociedad democrática que la juez de la Audiencia Nacional  haya decretado este lunes el ingreso en prisión incondicional sin fianza para Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. “La privación de libertad de los presidentes de @omnium y @assemblea es intolerable en una sociedad democrática. La movilización continúa, no podrán encarcelar a todo un pueblo”, ha sostenido Òmnium en un apunte en Twitter.

“Encarcelar a Cuixart y Sánchez es una muy mala noticia. Pretenden encarcelar ideas pero nos hace más fuerte la necesidad de libertad”, ha subrayado Carles Puigdemont.

 

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha lamentado este lunes la decisión. “Pedimos hablar, sentarnos y dialogar, y el PP, vía Fiscalía, responde con prisión incondicional a Sànchez y Cuixart #democracia”, ha dicho en un apunte en Twitter recogido por Europa Press.

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha considerado que es “injustificable” la decisión de la juez de la Audiencia Nacional de decretar prisión sin fianza para Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. “Dirigentes pacíficos, impulsores de movilizaciones multitudinarias sin incidentes, a la cárcel. Injustificable. No estáis solos, os queremos en casa”, ha expuesto la también expresidenta de la ANC en un apunte en Twitter.

La CUP ha rechazado este lunes la entrada en prisión del líder de la ANC, Jordi Sànchez, y del de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y ha avisado: “No podrán acallar la voz de todo un pueblo”. Así ha reaccionado la CUP a la noticia en su cuenta de Twitter, donde ha llamado a participar en las protestas y ha añadido: “Os queremos en casa @jcuixart @jordisanchezp #LlibertatJordis”.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha calificado este lunes de “desproporcionado” el encarcelamiento de ambos líderes.  Lo ha dicho en un apunte en Twitter, en el que también ha recordado que desde el primer momento el PSC “criticó que se acusara de sedición” a ambos líderes soberanistas.

En el mismo sentido, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha advertido que detener a ambos por organizar “manifestaciones pacíficas” aleja el dialogo entre el Gobierno y el Govern. “¿Prisión por organizar manifestaciones pacíficas? Totalmente injusto y un grave error que nos aleja del diálogo. Basta de judicialización”, ha escrito en Twitter.

El coordinador general de CatComú, Xavier Domènech, ha pedido la “libertad inmediata” de ambos. “No se puede caer más bajo. Libertad inmediata Jordi Sànchez, libertad Jordi Cuixart. Libertad presos políticos”, ha asegurado Domènech en su cuenta de Twitter.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha considerado una “barbaridad” la decisión de la jueza de la Audiencia Nacional. “Prisión incondicional para dos personas de la sociedad civil catalana por no ayudar a “diluir concentraciones” pacíficas. Qué barbaridad”, ha subrayado el líder de IU en su cuenta personal de Twitter. “A lo mejor piensa la “inteligencia” del Estado que es posible meter en la cárcel a 2,5 millones de catalanes. Pero inteligente no parece”, ha añadido el diputado.

Uno de los pocos líderes que ha celebrado la decisión de la Audiencia Nacional ha sido Xavier García Albiol.  “A prisión los responsables de la @assemblea y @omnium por sedición. El estado de derecho acaba poniendo a cada uno en su sitio”, ha escrito en Twitter el presidente del PP catalán.

 

RELACIONADO