El Gobierno bajará la previsión del PIB para 2018 ante el riesgo de recesión en Cataluña por el soberanismo

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha apuntado hoy que si no hay una "pronta solución" a la situación en Cataluña el Gobierno bajará la previsión de crecimiento económico para 2018, que actualmente está en el 2,6 %. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta ha alertado del riesgo de recesión que pesa sobre la economía catalana y sobre el que ya ha llamado la atención la agencia de medición de riesgos Standard & Poor's. Santamaría cree que Puigdemont "aún está a tiempo de recuperar la normalidad institucional".

La número dos del Gobierno ha hecho este llamamiento dos días antes de que finalice el plazo para que el presidente de la Generalitat responda al requerimiento del Gobierno que, en principio, activaría la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Carles Puigdemont solo tiene que responder a una pregunta: ¿Declaró o no la independencia en el pleno del Parlament del pasado 10 de octubre?

Ante el riesgo evidente de que el ‘president’ opte por una respuesta florentina para mantener la ambigüedad y no inclinarse ni del lado de la legalidad española ni del que representan los partidos y las organizaciones soberanistas que le presionan, la vicepresidenta le ha recordado que la respuesta es “muy sencilla”. “Una pregunta sencilla para terminar con un problema complejo”, como es que “si sí o si no ha declarado la independencia”, ha dicho Santamaría.

La vicepresidenta, que ha recuperado este viernes su papel de portavoz del Gobierno sustituyendo en la comparecencia al ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, ha insistido en que la respuesta es “muy sencilla” ya que se trata de un sí o de un no, y si Puigdemont tiene “voluntad política” puede regresar al marco de convivencia y al Estado de derecho. Por eso, le ha recordado que lo que se le ha ofrecido es diálogo “en el marco de la ley y en el seno del Parlamento” y le ha instado a acudir al Congreso, en concreto a la Comisión de estudio sobre el modelo territorial, para que plantee allí “sus reflexiones”. “Nada es inmutable, todo se puede hablar, desde el respeto a la reglas democráticas y a los derechos de los ciudadanos (…) esa la única condición y el único requisito”, ha subrayado la vicepresidenta.

En cuanto al panorama económico que se le presenta al país, Santamaría ha explicado que 2018 debía ser un buen año para el crecimiento y el empleo, pero los acontecimientos que se están viviendo en Cataluña hacen ser “más prudentes”. La reflexión es fruto del informe que el Ministerio de Hacienda ha presentado este viernes al Consejo “de cara a la remisión a Bruselas del plan presupuestario” para 2018 ante la falta de proyecto de cuentas.

Esta misma semana, el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, avanzó que la economía española crecerá un 3,1 % este año, por encima del 3 % previsto. De Guindos explicó que el plan presupuestario que el Ejecutivo tiene que enviar a Bruselas antes del 15 de octubre, como exigen las normas de disciplina fiscal, no incluirá cambios en la política económica porque no hay proyecto de Presupuesto, pero que actualizará las previsiones de crecimiento. De cara a 2018, el ministro se limitó a señalar que el crecimiento económico de este ejercicio se extenderá “a las cifras del año que viene”, aunque de manera “extremadamente prudente”.

La vicepresidenta también ha alertado del daño que el proceso secesionista está teniendo en la economía catalana, ya que la agencia de medición de riesgos Standard & Poor’s apuntó ayer que el conflicto secesionista podría llevar la comunidad autónoma a la recesión. “Los acontecimientos en Cataluña están poniendo en riesgo la recuperación económica” y la creación de empleo en la región, ha insistido, como refleja el “parón” de la inversión y la “caída dramática” de las reservas turísticas. “La Generalitat está creando todas las condiciones para sumir a Cataluña en una profunda recesión, como han advertido expertos”, ha insistido.