EEUU sanciona por terrorismo al Cuerpo de Guardianes de la Revolución iraní

Estados Unidos ha sancionado este viernes al Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC, en inglés) por su apoyo al terrorismo, un paso que promete disparar las tensiones con Teherán, que ya ha advertido de que tratará a Estados Unidos como "un país terrorista" si actúa contra ese cuerpo de élite.

"Autorizo al Departamento del Tesoro a sancionar a todo el IRGC por su apoyo al terrorismo, y a aplicar sanciones a sus funcionarios y filiales", dijo el presidente de EEUU, Donald Trump, durante un discurso en la Casa Blanca para desvelar su estrategia hacia Irán.

Washington ya sancionó en 2007 por terrorismo a la Fuerza Al Quds, la unidad de elite y de operaciones internacionales de la Guardia Revolucionaria iraní, y algunos sectores conservadores de Estados Unidos, así como el principal grupo de presión proisraelí, el AIPAC, habían presionado para extender las restricciones al IRGC.

El IRGC es la principal entidad de seguridad iraní, pero tiene también una presencia "endémica en la economía" del país, según aseguró la citada funcionaria.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió esta semana de que sancionar a ese cuerpo sería "un error" porque "la Guardia Revolucionaria no es solo una unidad militar, sino que tiene un lugar en el corazón del pueblo iraní", y es popular también para los iraquíes y los sirios porque ha "frenado" al Estado Islámico (EI).

El comandante del IRGC, el general Mohamad Ali Yafarí, ha alertado además a Estados Unidos de que sus bases y tropas desplegadas en Oriente Medio estarán en peligro si les impone sanciones.

Yafarí subrayó que, si finalmente Washington incluye a los Guardianes en su lista de grupos terroristas, este cuerpo "tratará al Ejercito de Estados Unidos en todo el mundo, especialmente en Oriente Medio, como al Daésh" (Estado Islámico, EI).

Con esta medida, las propiedades que esas empresas y el IRGC puedan tener bajo jurisdicción estadounidense quedan congeladas, se prohíbe a los ciudadanos de este país hacer transacciones con ellos, y podría vetarse a personas fuera de Estados Unidos la entrada al sistema financiero norteamericano si negocian con ellos.