EEUU anuncia su retirada efectiva de la UNESCO a partir del 31 de diciembre por su “sesgo antiisraelí”

El Departamento de Estado norteamericano informó que Estados Unidos se retirará de forma efectiva de la Organización de las Naciones Unidas para Ciencia y la Cultura (UNESCO) a partir del 31 de diciembre tras denunciar el "sesgo antiisraelí". Escasas horas después de ese anuncio, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, decidió que su país siguiera el mismo camino y calificó la decisión de Washington de "valiente y moral, porque la UNESCO se ha convertido en el teatro del absurdo y porque, en lugar de preservar la historia, la distorsiona", según un comunicado, que señala que el ministerio de Exteriores comenzará los preparativos para esa salida. La directora general del organismo, Irina Bokova, lamentó "profundamente" la decisión de Washington, que le fue notificada por el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson.

El comunicado estadounidense explica que Washington “desea seguir vinculado a la UNESCO, pero solo como Estado observador no miembro”. “Esta decisión no ha sido tomada a la ligera”, explica, por el conflicto árabe-israelí y cita además “la necesidad de reforma fundamental” y las “cuotas impagadas”.

El Departamento de Estado también aclara que está dispuesto a seguir relacionándose con la UNESCO para aportar su “opinión y experiencia”, pero como Estado observador no miembro.

La decisión del presidente Donald Trump no supone una gran ruptura respecto a la línea tradicional de Estados Unidos, plagada de desencuentros con la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Este país ya abandonó la institución en 1984, bajo la presidencia de Ronald Reagan, por disconformidad con su “politización” -en el contexto de la Guerra Fría-, su presunta mala gestión y un programa de “apoyo a los medios de comunicación del Sur frente al dominio occidental”.

No fue hasta octubre de 2003, con George W. Bush como presidente, cuando Estados Unidos regresó al seno de la Unesco, donde pasó a financiar el 22 % del presupuesto.

Ocho años más tarde, como consecuencia de la entrada de Palestina como Estado en la organización, Washington congeló su contribución económica, lo que puso en aprietos financieros a la organización que ahora abandona.

En respuesta, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, ha reconocido que han recibido notificación oficial de Washington sobre su retirada de la organización. “Quiero expresar que lamento profundamente la decisión de Estados Unidos de América de retirarse de la UNESCO”, ha apuntado Bokova.

En un comunicado, Bokova ha destacado las afinidades entre la misión de la UNESCO y los valores fundamentales del pueblo estadounidense y ha enumerado varios proyectos recientes de colaboración entre Washington y el organismo que dirige. Por ello, ha calificado de “pérdida” para la UNESCO y para la “familia de la ONU” la decisión norteamericana.

La UNESCO es la organización encargada de designar los lugares patrimonio de la Humanidad, fomenta la educación sexual, la alfabetización, el acceso al agua potable y la igualdad de género.

La anterior Administración estadounidense del presidente Barack Obama recortó en 2011 la aportación a la UNESCO, lo que repercutió directamente en su capacidad de influencia. El voto ya lo tenía suspendido desde 2013 debido a sus deudas.

El pasado mes de julio, la UNESCO declaró patrimonio de la Humanidad la Ciudad Vieja de Hebrón, en Cisjordania, y lo vinculó a Palestina, un estado que Estados Unidos no reconoce. En la Ciudad Vieja se encuentra la Tumba de los Patriarcas.

Esta tumba, conocida para los musulmanes como la mezquita de Abraham, es el lugar que alberga, según las tradiciones judías y coránicas, las tumbas gemelas donde están enterradas tres parejas bíblicas importantes: Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, y Jacob y Lea.

RELACIONADO