Australia mantiene sus opciones de ir al Mundial y acaba con las de Siria (1-1, 2-1 Prórroga)

Los 'socceroos' se jugarán un billete ante el cuarto clasificado del Hexagonal de la CONCACAF

La selección de Australia se jugará ante el cuarto clasificado del Hexagonal de la CONCACAF un billete para el Mundial de Rusia de 2018 después de eliminar en el ‘play-off’ de la Confederación Asiática a Siria, a la que derrotó por 2-1 para un global de 3-2 y tras una prórroga en el partido de vuelta celebrado en Sidnei.

Los ‘Socceroos’ volvieron a toparse con la resistencia del modesto combinado sirio, que ya había plantado cara en la ida y que había llegado con esperanzas a este partido de vuelta, que no se decidió hasta el tiempo suplementario y con los visistantes jugando con diez.

Tras el 1-1 de la semana pasada en Malasia, Siria, pese a las bajas, no renunció a continuar con su sueño de estar en su primer Mundial, pero Australia finalmente se llevó el premio gracias al acierto de uno de sus futbolistas más emblemáticos de los últimos años, un Tim Cahill que hizo los dos tantos locales y permitirá a su selección optar a un cuarto Mundial consecutivo para lo que deberá superar otro ‘play-off’ ante Estados Unidos, Honduras o Panamá.

El jugador del Melbourne City fue el encargado de cabecear a la red el primer tanto de Australia antes del cuarto de hora, pero que no fue el encargado de abrir el marcador porque Siria había dejado claro a los seis minutos que no venía de visita con el tanto de Omar Al Somah.

A partir de ahí, se mantuvo el equilibrio, aunque las mejores ocasiones fueron de los ‘Socceroos’, y el partido se marchó a una prórroga donde los visitantes se quedaron con diez tras la expulsión por doble amarilla de Mahmoud Al Mawas.

Los sirios aguantaron hasta el tramo final de la segunda mitad cuando volvió a surgir el capitán Cahill para hacer su gol 50 con su selección y poner el 2-1 definitivo, pero que cerca estuvo de quedar en nada si el poste no se hubiese cruzado en la falta lanzada por Al Somah, que silenció el ANZ Stadium y puso fin al sueño del equipo asiático.