Pierpaolo Piccioli convierte lo ordinario en extraordinario en su colección para Valentino

Las raíces de la 'maison' se reinventan en una aclamada línea, que alterna los vestidos más elegantes con piezas ultra deportivas y una gran cantidad de piezas especialmente comerciales

La colección de Valentino ha supuesto la consolidación definitiva de Pierpaolo Piccioli, cuya carrera ha seguido en solitario al frente de la casa italiana tras la partida de su antigua colega Maria Grazia Chiuri a Dior.

Hacía tiempo que no se veía tanto rojo en una colección de Valentino desde que el maestro Valentino Garibaldi abandonara las riendas de la maison y quizás precisamente por eso el italiano, quien siguió el desfile desde la primera fila, junto a la cantante Carla Bruni, se levantó a aplaudir a su aprendiz al cierre de la pasarela.

Las raíces de la casa se reinventan en una línea especialmente ovacionada, que alterna los vestidos más elegantes con piezas ultra deportivas y una gran cantidad de piezas especialmente comerciales, como los zapatos de tacón ‘kitten’ con puntera y lazo -el rojo promete ser éxito de ventas- o una gabardina asimétrica con lazada al cuello y solapa de piel.

A pesar de que los vestidos, en versión maxi o mini, ocuparon gran parte de la colección con espectaculares bordados y sensuales volantes, los looks sport se llevaron el protagonismo, en pantalones tipo militar en cuero y con brillantes, así como tops confeccionados a base de lentejuelas. Impermeables, chaquetas y trajes de aires militares a los que el italiano convierte en prendas de los más femeninas gracias a una paleta de colores pastel cargadas de lentejuelas brillantes, bordados, lazos o volantes de gran tamaño.

Los delicados vestidos de noche, además de los obligatorios en color rojo, se llenan de delicadas gasas, satenes, tules, flores, encajes y pedrería para una mujer romántica y etérea.

Pero las verdaderas protagonistas han sido las chaquetas que han abierto el desfile que han impactado por el volumen. Sin ir más lejos, una cazadora perfecto de charol rosa nude con una esclavina sobre ella y que remató con paillettes plateadas en otra de las salidas.

La mujer Valentino afrontará la temporada de primavera-verano como una explosión de vitalidad y que según su humor y la ocasión se vestirá más deportiva, dejándose llevar por aires más intelectuales o incluso más sexies para la noche. Pero de lo que no cabe duda es de que tendrá en estas chaquetas su mejor truco de estilismo.