El Govern muestra las urnas que busca la Policía pero no aclara cómo va a hacer el referéndum

El portavoz del Govern, Jordi Turull, ha afirmado en rueda de prensa que "el domingo se votará y se podrá hacer desde las 9:00 h de la mañana hasta las 20:00 horas. Están llamados a votar 5.343.358 de catalanes, habrá un total de 2.315 colegios electorales en todo el territorio catalán y 7.235 personas se encargarán de garantizar la celebración del referéndum. Hasta ahí los datos ofrecidos por Turull, que ha comparecido en rueda de prensa junto a los otros dos miembros del 'núcleo duro' del Ejecutivo catalán, Raül Romeva y Oriol Junqueras, para explicar el dispositivo electoral del 1-O.

Aparte de la logística de la votación, una de las grandes dudas que planean sobre el referéndum ilegal es cómo piensan los independentistas validar su resultado, teniendo en cuenta que la Sindicatura Electoral ha sido suspendida y finalmente disuelta ante el riesgo de tener que hacer frente a las multas impuestas por el Tribunal Constitucional. Turull ha explicado que habrá un mecanismo por el cual "personas que responden con su credibilidad académica y profesional que acreditarán el resultado del referéndum". Se ha negado a dar sus nombres para evitar que sean apercibidos por el Gobierno central pero ha afirmado que el Govern "a cada problema encuentra una solución".

Esa actuación de los poderes del Estado para impedir una votación ilegal y las actividades que conducen a ella ha llevado a que el referéndum no tenga censo, ni papeletas, ni urnas, ni centros oficiales de votación. Y eso es lo que el Gobierno central ha vuelto a denunciar este viernes por boca de su portavoz, Iñigo Méndez de Vigo, que ha criticado el "caos organizativo" y la "improvisación" que rodean a la convocatoria. Ha recordado, además, que el presidente catalán, Carles Puigdemont, dijo que iba ser una votación "como siempre" y lo que se está viendo es que "quieren que haya una votación como sea". Y ha avisado de que los secesionistas, el Ejecutivo catalán y "sus socios de la CUP" tendrán que responder ante los tribunales de la "muy grave deslealtad institucional" en la que están incurriendo.

Méndez de Vigo ha comparecido en la Moncloa tras la reunión del Consejo de Ministros poco después de la rueda de prensa del Govern, que se ha convocado en el International Press and Broadcasting Center de la compañía audiovisual Mediapro, en la que han abundado las denuncias sobre la actuación "desproporcionada" del Gobierno de Mariano Rajoy para impedir el referéndum, "atacando derechos fundamentales", según las palabras de los consejeros.

En contraposición a la actuación del Gobierno central, Junqueras ha vuelto a apelar a la “bondad” de los independentistas, cosa que ha venido haciendo en las entrevistas que ha concedido en los últimos días. Tras proclamar el “amor de Cataluña a España” y la necesidad de mantener las "mejores relaciones posibles" con todos los países del entorno de la supuesta república que surgirá de la consulta, ha defendido que los detenidos la semana pasada en la operación Anubis de la Guardia Civil son "personas honestas que trabajan al servicio de la ciudadanía, algo que no pueden decir aquellos que ordenan e impulsan este tipo de arrestos y el asalto a edificios públicos".

Ante la posibilidad de cierre o precinto de los colegios electorales, Junqueras ha afirmado tajante que “hay alternativas”, sin especificar cuáles. "Si alguien pretende asaltar colegios electorales en otro gesto antidemocrático, los ciudadanos de Cataluña podrán votar este domingo y estamos convencidos de que los resultados tendrán toda la validez que les corresponde", ha añadido.

Turull ha confirmado que los miembros de las mesas del referéndum del 1-O se han escogido de todo el censo y no de los voluntarios. Por ciert, que precisamente este viernes la Agencia Estatal de Protección de Datos ha avisado en un comunicado de que los integrantes de las mesas no tendrían la consideración de miembros de un órgano electoral, al estar la consulta suspendida por el Tribunal Constitucional, sino que recibirían los datos del censo como ciudadanos particulares. Eso podría acarrerarle multas de hasta 300.000 euros.

En cuanto a la gran pregunta, qué ocurrirá el día después y si habrá declaración unilateral de independencia a las 48 horas de que se oficialicen los resultados, el vicepresidente catalán ha evitado responder con claridad pero ha dado a entender que esa puede ser la consecuencia: "Nosotros actuaremos con la máxima responsabilidad. Esto también incluye el respeto al mandato democrático de los ciudadanos. De momento estamos concentrados en la celebración del 1 de octubre".

Eso sí, el responsable de las finanzas del Govern ha pintado un futuro idílico para Cataluña como Estado independiente. "Somos una de las pocas economías que crece el triple de rápido que su déficit", ha asegurado. Y, para no deslucir esa imagen, ha eludido ‘detalles’ como la total dependencia de la Generalitat del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)  y el dato que ha aportado este viernes el Banco de España, según el cual Cataluña ha registrado un nuevo récord en su endeudamiento con el Estado y debe ya 52.499 millones de euros.

La rueda de prensa ha finalizado con la exhibición de otro de los elementos de la votación que ha estado rodeado del más absoluto secretismo: las urnas en las que se depositarán las papeletas. Se trata de contenedores de plástico con el escudo de la Generalitat y unas bridas para garantizar su sellado. Son urnas opacas, muy distintas de las transparentes de metacrilato a las que estamos acostumbrados, pero cumplen lo dispuesto en el decreto de normas complementarias para la realización de la consulta que la Generalitat publicó en su diario oficial el pasado 7 de septiembre y que, al igual que la ley del referéndum, fue suspendido por el Tribunal Constitucional.

Aún así, los dirigentes catalanes siguen utilizándolo como guía y esto es lo que dice sobre las urnas:“El día de la votación cada mesa electoral dispondrá de una urna de un material resistente con una tapa que incluirá una ranura en el centro por donde se introducirán los votos. La tapa cerrará completamente la urna, que deberá precintarse antes del inicio de la votación una vez se haya verificado por parte de los miembros de la mesa y los interventores acreditados presentes que no existe ningún voto en su interior”.