Denuncia al Gobierno ante el Tribunal Supremo por las cuotas de refugiados

Zoido reconoce que no está satisfecho con el incumplimiento pero niega que haya existido "dejadez de funciones"

La plataforma Stop Mare Mortum ha presentado este miércoles ante el Tribunal Supremo (TS) un recurso contencioso administrativo contra el Gobierno por incumplir las cuotas de admisión de refugiados un día después de que finalizase el plazo que se dieron los miembros del Consejo Europeo para acoger a 120.000 personas. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha respondido sobre este asunto en el Congreso de los Diputados, donde ha reconocido que el Gobierno “no está satisfecho”, pero ha defendido que “ni se han hecho dejadez de funciones, ni el Gobierno ha eludido responsabilidades para traer a todas las personas con las que se había comprometido”.

Según ha informado una portavoz de Stop Mare Mortum, que agrupa a asociaciones en defensa de las personas inmigradas, es la primera vez en Europa que se lleva ante la Justicia a un Estado por el incumplimiento de la cuota de refugiados.

El recurso quiere que el Supremo ordene “el cumplimiento inmediato” de la reubicación de las más de 15.300 personas que no han llegado a España y que son las que faltan para cumplir la cuota comprometida por el Gobierno español.

En su recurso, la plataforma considera que el Ejecutivo ha cometido un “flagrante incumplimiento de su compromiso con el programa de reubicación de personas en busca de refugio en Grecia e Italia”.

El pasado 24 de abril, Stop Mare Mortum, con el apoyo de la Asociación Catalana de Defensa de los Derechos Humanos, presentó una solicitud de requerimiento pidiendo formalmente al Gobierno el cumplimiento de las obligaciones de acogida de refugiados, a la que el Ejecutivo no ha respondido en el plazo previsto legalmente.

Ante este silencio administrativo, la plataforma ha decidido presentar el recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo “para obligar al Gobierno del Estado a respetar sus compromisos internacionales y los Derechos Fundamentales de las personas refugiadas”.

El recurso solicita que la justicia “ordene al Gobierno de España que cumpla inmediatamente y con carácter urgente sus obligaciones de reubicación de las personas a las que se había comprometido a recibir”.

También pide al Supremo, mediante dos medidas cautelares, que no se espere a la resolución de este recurso contencioso administrativo para que se produzca esta reubicación con unas medidas “que se adopten sin escuchar a la otra parte por razón de la concurrencia de circunstancias de especial urgencia en el presente”.

Stop Mare Mortum ha recordado que tanto la ACNUR como el enviado especial de Naciones Unidas a Grecia han manifestado que el incumplimiento de los Estados en la acogida de refugiados agrava la situación en Grecia e Italia y condena a las personas refugiadas a vivir en “condiciones inhumanas, con desabastecimiento alimentario y falta de infraestructura sanitaria”.

Zoido defiende la actuación del Gobierno

Las cuotas de refugiados han llegado este miércoles a la sesión de control en el Congreso, donde Zoido, en respuesta a una pregunta realizada por el diputado socialista Odón Elorza, ha declarado que España “fue pionera” en esta materia, ya que fue “uno de los primeros países” que el 8 de octubre de 2015 “ofreció un plan de actuación pionero para la reubicación de personas”. Sin embargo, y a pesar de que, según ha explicado, se han usado todos los mecanismos puestos en marcha desde Bruselas, ha insistido en que no existen refugiados suficientes para cumplir con la oferta realizada.

Elorza ha echado en cara al ministro que se estén poniendo excusas y que sólo hayan llegado al país el 12% de personas comprometidas, cuando países como Irlanda o Portugal han dado, a su juicio, “un ejemplo” en materia de acogida.

“Y para los ciudadanos que estaban dispuestos a acoger es decepcionante”, ha apuntado Elorza, quien ha acusado, además, a Zoido de usar a los refugiados como “mercancía”, hablando de oferta y demanda y “pidiendo rebajas en el cupo”.

“No se trata de echar balones fuera, se trata de ver la auténtica realidad con la situación que hemos vivido con la presión migratoria y la situación de los refugiados”, ha contestado el responsable de Interior, quien se ha ofrecido a mostrar al diputado la carta de la Oficina de Refugiados de Grecia asegurando que “pese a la insistencia” no pueden enviar a ningún refugiado a España.

Se han ofrecido todas las plazas y no ahora, estamos esperando que puedan venir más personas y, mientras estén pendientes, todo el que pueda venir lo hará”, ha concluido.

 

RELACIONADO