PSOE y Podemos apoyarán una iniciativa en defensa de las pensiones que excluye a Cataluña

UGT, CCOO y varias Asociaciones de Pensionistas llevarán a cabo marchas entre el 1 y el 9 de octubre para demandar prestaciones dignas

Responsables de la dirección de PSOE y Podemos se reúnen hoy con representantes de los sindicatos UGT y CCOO y de varias Asociaciones de Pensionistas para formalizar su apoyo a las marchas que llevarán a cabo entre los días 1 y 9 de octubre para confluir en Madrid demandando pensiones dignas. Los dos partidos organizarán manifestaciones de apoyo en las ciudades por las que las marchas vayan pasando durante esos días y pondrán los medios logísticos necesarios a su disposición.

Esta misma mañana se han reunido en el Congreso representantes de los sindicatos y las asociaciones citados con la secretaria Ejecutiva de Seguridad Social y Pacto de Toledo del PSOE, Magdalena Valerio, el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Rafael Simancas, y la portavoz de Pacto de Toledo, Mercè Perea. Valerio señaló a Republica.com que la disposición del PSOE a dar todo el apoyo posible, tanto anímico como en infraestructuras, a las marchas por #PensionesDignas, como las han llamado los organizadores.

Un apoyo que también ha manifestado personalmente a los líderes de UGT y CCOO, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, aprovechando sus contactos sobre la estrategia de “otoño caliente” que los sindicatos están decididos a mantener y que ya dio comienzo con las huelgas de los taxistas y los trabajadores de AENA. Las marchas por #PensionesDignas, que los sindicatos quieren convertir en una nueva “marea” que se sume a la blanca de los sanitarios o la verde de los educadores –aunque todavía no la han definido-, formarán parte también, según responsables de Podemos, de la estrategia de otoño caliente contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Los organizadores confían en que las marchas –que saben que no pueden ser muy numerosas por la edad de los participantes- atraigan el interés de los más de 8.602.601 jubilados que hay en España, pero se iniciarán por pequeños grupos. Por ejemplo, sólo saldrán de los puntos iniciales del recorrido unas 5 o 10 personas de cada organización, a los que llaman “andarines”.

Los sindicatos han organizado las marchas en cuatro columnas, cuyo recorrido comenzará el 30 de septiembre y terminará el 9 de octubre en Madrid, aunque, previamente, confluirán el día 8 en Fuenlabrada para desde allí acudir a la Puerta del Sol, donde terminarán con una gran concentración. Los puntos de partida son Santiago de Compostela, Oviedo y Gijón que confluyen en Benavente (Zamora), Santander (que pasa por Bilbao y Zaragoza), Castellón (que trascurre por Valencia, Alicante y Toledo) y Málaga (que recoge manifestantes en Sevilla y Cáceres antes de confluir en Toledo con la de Castellón).

Los organizadores han dejado intencionadamente al margen de las marchas a la comunidad autónoma catalana. Lo han hecho, dicen, porque la convocatoria del referéndum de autodeterminación es para el mismo día que da comienzo la marea en el conjunto de España.

En un comunicado oficial, UGT y CCOO han destacado que las marchas van contra el Gobierno del PP porque “rompió el marco de acuerdos adoptado desde 1995, tras el Pacto de Toledo”. Los organizadores pretenden garantizar el sistema público de pensiones retomando el Pacto de Toledo y quieren abrir una negociación con otros partidos y con los agentes sociales para abordar el problema en profundidad.

El PSOE ha presentado ya tres propuestas de modificaciones de las recomendaciones del Pacto y está trabajando con los sindicatos para abordar a fondo el asunto. Podemos también registró en junio una proposición de ley en la que reclama una subida de las pensiones y la posibilidad de jubilarse a partir de los 61 años si alcanzan los 35 años cotizados. Tanto las pensiones como el Pacto de Toledo forman parte de la “agenda común” que ambas formaciones fijaron en junio.