Millo: ‘Junqueras, al que acabo de ver llorando, sigue siendo el vicepresidente’

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha asegurado este jueves que "no hay suspensión de la autonomía", después de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dijera que se ha suspendido 'de facto' el autogobierno. En declaraciones a TV3, ha señalado que el presidente de la Generalitat, el vicepresidente y los consellers continúan siéndolo y "no se han suspendido competencias".

“El president Puigdemont sigue siendo el presidente, ¿o no? Los consellers sigue siendo consellers, ¿o no? El vicepresidente Junqueras, al cual acabo de ver llorando hace un momento aquí, sigue siendo el vicepresidente, ¿o no?”, ha dicho en alusión a la entrevista que había concedido el líder republicano poco antes, en la que ha admitido que el referéndum no se podrá celebrar en las condiciones en las que estaba previsto, una vez que la logística de la votación ha quedado desmantelada.

El delegado del Gobierno ha instado a Puigdemont a “rectificar” su rumbo hacia el 1-O y le ha acusado de “mentir, engañar y manipular” a los catalanes al denunciar que el Estado ha “suspendido de facto” el autogobierno de Cataluña. Millo ha hecho también declaraciones a Catalunya Ràdio, donde al igual que en TV3 ha considerado “absolutamente falsa” la afirmación de Puigdemont de que el Estado ha impuesto en Cataluña un “estado de excepción de facto” y ha advertido de que “mentir” de esta manera es una “gravísima irresponsabilidad”.

Ha recalcado que las competencias de la Generalitat “no han sido suspendidas” y que tanto el presidente como sus consellers mantienen sus funciones, por lo que ha exigido a Puigdemont que “sea honesto, diga la verdad y no mienta de esta manera”. Según sus palabras, la operación desplegada por la Guardia Civil contra los organizadores del referéndum, que se saldó con 14 detenciones y 41 registros, “no se puede calificar de represión”, porque se realizó a instancias del “juez que investiga la posible comisión de un delito por la aplicación de una ley ilegal” sobre el referéndum, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Millo ha puntualizado que “un referéndum conceptualmente no es ilegal”, pero el 1-O fue “convocado en base a una ley y un decreto suspendidos”, por lo que constituye “un acto ilegal y por lo tanto es un delito”. Aunque el Gobierno mantiene la “mano tendida para dialogar en busca de soluciones”, Millo ha subrayado que este diálogo debe circunscribirse “dentro del marco legal vigente”, y ha acusado a la Generalitat de situarse en la “radicalidad, la desobediencia y la rebeldía” al desplegar la “hoja de ruta de la CUP”.