Los manifestantes impiden salir hasta la madrugada a la Guardia Civil de la sede de Hacienda

Cientos de personas protestan por la operación de este miércoles en la puerta del cuartel de la Benemérita en Manresa

Los agentes de la Guardia Civil que han registrado la Conselleria de Economía durante todo el miércoles han salido en dos grupos a las tres de la madrugada de este jueves y a las 7.15 de la mañana, protegidos por los Mossos d’Esquadra antidisturbios ante unas pocas personas que seguían concentradas. Las protestas se han prolongado hasta altas horas de la noche en diversos puntos de Cataluña. En Manresa, cientos de personas han rodeado el cuartel de la Guardia Civil como protesta por la operación contra la organización del referéndum del 1 de octubre que se ha saldado con 14 detenidos.

Sobre la 1.30 de la madrugada, los Mossos empezaron a alejar de la fachada de la Conselleria de Hacienda a los centenares de ciudadanos que seguían concentrados pese a que los líderes de la ANC y de Òmnium Cultural habían dado por acabada la movilización poco antes de medianoche.

Ha habido forcejeos entre la policía catalana y los activistas cuando mossos antidisturbios han establecido un perímetro ante el edificio para preparar la salida de los guardias civiles -antes han pedido por altavoz que la gente se apartara-.

Poco antes de las 2.00 horas, una ambulancia se ha llevado a una persona que ha resultado herida durante el forcejeo con los antidisturbios -que ha incluido lanzamiento de objetos de los activistas y golpes de porra de los agentes-, mientras los concentrados se han tenido que mantener en la acera central de la Rambla de Catalunya.

Hasta que ha salido la media docena de guardias civiles de paisano, algunos de los movilizados han increpado puntualmente a los Mossos pero no ha habido más incidentes, y lentamente ha ido menguando la presencia de concentrados.

A las tres han salido esa media docena de agentes y se han subido a coches sin logotipo policial, mientras los concentrados les han increpado y han tirado algún objeto.

Pocos minutos después, los Mossos han pedido por altavoz que la gente se apartara aún más y se han dirigido a los sentados para que se levantaran: los han ido apartando, aunque otros se iban sentando, pero también se les ha apartado, sin cargar contra ellos.

A las 3.20 ha quedado despejada la acera central de la Rambla de Catalunya frente a la puerta de la Conselleria, y el centenar de concentrados se ha ido quedando en unos 20 sobre las 6 de la mañana.

A pesar de ir menguando los concentrados, los guardias civiles que seguían en la Conselleria no se han ido; sólo alguno ha salido para comprobar el estado de los cuatro vehículos logotipados de Guardia Civil. Al constatar que no podían irse en ellos por tener ruedas pinchadas y los vidrios con pegatinas, además de basura y desperdicios en su interior, han avisado para que se los llevara la grúa -que han retirado tres hasta las 6.40 horas-.

A las 7.15 horas ha salido el resto de guardias civiles, una quincena.

Rodeado el cuartel de Manresa

Mientras, centenares de personas han rodeado el cuartel de la Guardia Civil en Manresa (Barcelona) y han colocado una ‘estelada’ en la fachada del edificio. Pasada la medianoche, la situación en el lugar estaba normalizada, según indicaron a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

Los incidentes se han producido tras una manifestación convocada en el centro de la localidad a favor del referéndum y para denunciar los registros y detenciones practicados en relación con la consulta.

Tras la marcha, centenares de personas han rodeado el cuartel, ubicado en la carretera de Cardona, y han logrado colocar una ‘estelada’ en el mástil de la fachada.

Además, los congregados han causado desperfectos importantes en al menos un vehículo patrulla de la Guardia Civil, que ha quedado prácticamente destrozado. La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha denunciado los hechos y ha asegurado estar “preocupada” ante este tipo de incidentes.

“Estamos preocupados, esta situación no puede sostenerse por más tiempo”, ha escrito la AUGC en su cuenta oficial de Twitter, junto con un vídeo en el que puede verse el estado en el que ha quedado el vehículo y como varias personas se hacen fotografías junto a él.