El número dos de Junqueras se expone a 15 años de cárcel por sedición

La Guardia Civil atribuye un delito de sedición, además de los de malversación, prevaricación y desobediencia, a las 14 personas que detuvo ayer en la operación ordenada por un juez de instrucción por los preparativos del referéndum 1-0, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Según han informado fuentes judiciales, en las órdenes por las que ayer fueron detenidos los responsables de los preparativos del referéndum el instituto armado incluyó el delito de sedición, que se suma a los otros tres que les imputa el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona en la causa.

La sedición, que el Código Penal incluye entre los delitos contra el orden público, castiga a las personas que “se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales”.

El castigo previsto para la sedición es sensiblemente más elevado que el que correspondería por los demás delitos de los que están acusados los detenidos, según el artículo 545 del CP: “Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo“.

Por el momento, el juez de instrucción que dirige la causa -a raíz de una denuncia por las revelaciones del exsenador de ERC Santi Vidal de que la Generalitat tenía una partida «camuflada» de 400 millones para organizar el 1-O- mantiene a una veintena de personas investigadas, inicialmente por los delitos de malversación, desobediencia y prevaricación.

No obstante, será el magistrado quien concrete los delitos que finalmente imputa a los investigados por los preparativos del 1-O en futuros trámites del proceso judicial, que desde hace meses está bajo secreto de sumario.

La Guardia Civil detuvo ayer a 14 personas, entre ellas altos cargos de la Generalitat claves en la organización del referéndum, tres de los cuales quedaron en libertad, con la obligación de comparecer ante el juez cuando los cite, tras negarse a declarar ante el instituto armado.