Rajoy eleva el tono ante los independentistas: ‘Nos van a obligar a lo que no queremos llegar’

Mariano Rajoy ha utilizado un tono especialmente duro con el independentismo aprovechando su visita a Barcelona para presidir la Junta Directiva del PP catalán y pocas horas después de que el Consejo de Ministros que ha presidido en la mañana de este viernes diera el visto bueno a la intervención de los gastos esenciales de la Generalitat de Cataluña. La medida se ha interpretado como la aplicación del artículo 155 de la Constitución desde el punto de vista financiero, aunque oficialmente se ha insistido en que no se ha producido ninguna “sustitución” en el ejercicio de determinadas competencias autonómicas. El presidente del Gobierno, sin embargo, sí ha apuntado en esa dirección.

“Nos van a obligar a llegar donde no queremos llegar”, ha advertido Rajoy, que ha lanzado la advertencia en el contexto de esta reflexión dirigida a los independentistas: “Cuanto más tarde rectifiquen, más daño harán al conjunto de catalanes y españoles. No subestimen la fuerza de la democracia española. La democracia es muy fuerte. España es una gran nación. La ley no se puede liquidar así como así”. Y ha proseguido: “Están cometiendo ustedes un error y nos van a obligar a lo que no queremos llegar”.

Sus palabras han hecho pensar en el artículo 155 de la Constitución, que está previsto para situaciones “extremas”, es decir, aquellas en las que una comunidad incumple las obligaciones impuestas por la Carta Magna o las leyes “atentando gravemente al interés general de España”. Un intento de secesión como el que se ha puesto en marcha en Cataluña entraría en esa consideración. El artículo no contempla, sin embargo, la suspensión o disolución de los órganos de la comunidad incumplidora. Pero su aplicación sí permitiría adoptar medidas para el cumplimiento forzoso de las obligaciones de esa comunidad. Y eso es precisamente lo que ha hecho el Gobierno este viernes al imponer el mecanismo de control del gasto a la Generalitat.

Precisamente, Rajoy ha hecho un detallado relato de la actuación del Estado de derecho, recordando que el Tribunal Constitucional ha anulado la convocatoria del referéndum y también la ley con la que se pretendía avalarlo así como la de transitoriedad. Y ha citado igualmente esas medidas adoptadas este viernes por el Consejo de Ministros ante la negativa de la Generalitat a enviar semanalmente, tal y como se le ha requerido, un informe detallado de sus gastos para evitar que se destine dinero público a la organización del referéndum. En ese punto, ha subrayado -como ha explicado tras la reunión del Consejo el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro- que si en 48 horas no se cumpla la ley, a partir de ahora sus pagos los hará el Gobierno de España. “El Estado seguirá actuando en defensa de los ciudadanos, de la ley, de las normas y de los servicios públicos porque es nuestra obligación”, ha recalcado.

Refiriéndose a la situación en la que nos encontramos, a quince días del referéndum ilegal y con una campaña por el sí en marcha pese a todas las resoluciones judiciales y las advertencias sobre las consecuencias penales de su incumplimiento, Rajoy ha asegurado que “un presidente no puede aceptar de ninguna de las maneras esta suerte de planteamiento. No es posible. Se lo hemos dicho”.

El presidente, que ha reiterado que “el referéndum no se va a celebrar”, ha acusado al Govern de situarse en” una posición de fuerza” y le ha avisado que ello “es muy peligroso” al tiempo que ha denunciado un “intento de liquidar todas las normas de convivencia” que rigen desde 1978 “con procedimientos antidemocráticos” como los que se han utilizado para convocar el referéndum del 1-O.

Rajoy también ha reprochado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tener “un concepto muy curioso del diálogo”, y le ha replicado que no se puede negociar sobre la base de exigir al Estado que debe autorizar un referéndum ‘sí o sí’. Se ha referido así a la misiva enviada por el ‘president’ para reclamar diálogo sobre un referéndum pactado. Y eso ha llevado a Rajoy a criticar que Puigdemont nunca ha querido dialogar de forma sincera, ya que siempre le planteado la misma premisa: “Me daba dos opciones: o convocar el referéndum o convocarlo”.

En el que ha sido su primer acto en Cataluña desde que el Gobierno de la Generalitat convocó el referéndum del 1 de octubre y fue anulado por el Tribunal Constitucional, el líder del PP ha insistido en que no puede autorizar ni negociar una votación de estas características: “Yo no puedo disponer de la soberanía nacional. Lo que es España lo deciden todos los españoles”.

Por cierto que en el curso de su intervención el presidente ha informado de que la Guardia Civil ha requisado hoy más de 100.000 carteles de la Generalitat de propaganda del referéndum del 1 de octubre. Este viernes, la Guardia Civil ha inspeccionado imprentas de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) y L’Hospitalet de Llobregat en busca de material que pudiera ser utilizado para el referéndum de independencia del próximo 1 de octubre.

Por lo demás, Rajoy ha pedido tranquilidad, dirigiéndose a la gente que “está pasando momentos difíciles”. Y ha concluido su intervención de esta manera: “A los alcaldes, concejales, periodistas y miembros de la oposición, miembros del PP, funcionarios públicos y cuerpos de seguridad les digo: ‘Estamos con vosotros, somos muchos, somos la mayoría, esto es una democracia fuerte que no va a aceptar desafíos como el que tenemos encima de la mesa”.

 

RELACIONADO