El prostíbulo de Huelva retira la campaña de publicidad que incitaba a la pedofilia

La publicidad anunciaba una fiesta de strippers como la "vuelta al cole" y se podían ver fotos de mujeres con uniformes escolares

El propietario del club de alterne ubicado en Cartaya (Huelva) ha retirado, a requerimiento municipal, la publicidad que había colocado en su establecimiento y en algunos puntos concretos de la provincia, denunciada por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) por incitar a la pedofilia.

En la publicidad, que anunciaba una fiesta de “vuelta al cole”, se podían ver fotos de mujeres con uniformes escolares y el anuncio, entre otras cosas, de un “bono de 300 euros” para consumir en el establecimiento, denominado El Bosque.

El Ayuntamiento de Cartaya ha informado en un comunicado de que el dueño de este local ha acudido este jueves por la mañana a dependencias municipales y ha presentado un escrito en el que aclara que “ante las diversas actuaciones emprendidas por el Consistorio con motivo de la publicidad de un evento a realizar en este establecimiento el día 15 de septiembre de 2017” manifiesta que “se ha retirado totalmente la publicidad del citado evento”.

Esta persona ha subrayado, según ha trasladado directamente al alcalde, Juan Polo, que la publicidad fue entregada en puntos muy concretos y reducidos y en ningún caso de forma masiva o indiscriminada.

En el escrito informa, además, de que el evento “ha sido cancelado”, se disculpa por lo sucedido y cierra el escrito afirmando que lamenta “enormemente” y pide “disculpas a todo aquel que se haya podido sentir afectado”.

La directora del IAM en Huelva, Eva Salazar, que había mostrado su “rechazo absoluto” a esta campaña, señalando: “aunque no tenemos competencias para regular su actividad, sí podemos controlar su publicidad, y es muy importante hacer una llamada a la ciudadanía, especialmente a los hombres, con campañas como éstas”.

Para Salazar, los hombres, “como principales consumidores, tienen que saber que las mujeres no pueden estar en el mercado como material de consumo, y se hace uso de ellas, lo que se fomenta es la trata y la explotación, que eso sí es un delito, además de que muchos estudios demuestran que no existe la prostitución voluntaria sin una situación de vulnerabilidad previa“.

Para la directora del IAM, “es una campaña que incita indiscutiblemente a la pedofilia, usando uniformes de niñas en colegios que incitan a eso”, lo que comparte el Movimiento Feminista de Huelva, que ha denunciado igualmente la campaña.