Osborne, sobre May: “No pararé hasta verla despedazada en bolsas y en mi congelador”

Las polémicas declaraciones del exsecretario del Tesoro británico reabren las heridas en el seno del Partido Conservador

“No pararé hasta ver a Theresa May despedazada en bolsas y en mi congelador”. Con estas palabras el exsecretario del Tesoro británico George Osborne habría expresado a sus colaboradores más cercanos el odio que siente hacia la primera ministra británica, según ha desvelado este jueves la revista ‘Esquire’. Una explosiva confesión que ha vuelto a abrir las heridas en las filas de un Partido Conservador abierto en canal y en plena tensión interna por el Brexit.

No es ningún secreto la animadversión que siente Osborne hacia la premier británica. Un rencor que nunca ha escondido como director de The Evening Stantard, tribuna desde la que ha lanzado sus más despiadados ataques contra May, a la que ha llegado a denominar como ‘dead woman walking’ (‘muerta andante’).

La llegada de Theresa May a Downing Street frustró las aspiraciones políticas de Osborne, delfín de Cameron y al que todas las quinielas apuntaban como su sucesor. Firme defensor de la permanencia del Reino Unido en la UE, su posición quedó muy tocada tras la celebración del referéndum que dio la victoria al Brexit. Por ello, el primer movimiento de la primera ministra fue su destitución.

Tras su salida del Gobierno británico, Osborne rechazó presentarse a su reelección como diputado y aceptó convertirse en director del vespertino The Evening Standard. Su llegada a este diario le imprimió una severa línea editorial contra Theresa May y su apuesta por un Brexit ‘duro’.

“El contenido del congelador del ex secretario del Tesoro no es asunto mío”. De esta forma un portavoz de Downing Street se ha expresado sobre la lamentable declaración de Osborne revelada por Esquire.

Más allá ha ido el diputado conservador Andrew Bridgen, quien en declaraciones a The Daily Express, ha subrayado que “diciendo cosas como ésa, George Osborne se ha degradado a sí mismo y ha decepcionado a quienes solían tener una buena opinión de él”.

En el mismo sentido, la diputada Nadine Dorries ha cargado contra los deseos de Osborne hacia la primera ministra. “Esas palabras revelan cómo funciona mentalmente, y cómo ha funcionado siempre“, ha señalado.