El PP teme que la moción de Arrimadas evidencie la división de los constitucionalistas

El Partido Popular está tratando de convencer a Ciudadanos para que no presente su moción de censura en Cataluña porque “no tiene sentido” ya que no va a llegar a ninguna parte y porque demostraría una falta de unidad entre los partidos constitucionalistas tras la oposición a apoyarla por parte del PCS . Sin embargo, fuentes del PP consideran que si por no contar con su apoyo se pusiera en riesgo el pacto nacional con la formación naranja aportarían los dos diputados que necesitan para presentarla y barajarían sumarse cuando se presente.

Fuentes cercanas al PP catalán aseguran que sería un error apoyarla puesto que le dejaría a Xavier Albiol sin margen de maniobra para desligarse de C’s cuando se convoquen elecciones en Cataluña. Consideran que dentro del partido se está generando “mucha tensión” entre Cataluña y Madrid por este asunto.De momento en Ciudadanos persisten y aseguran que no van a abandonar su intención de presentar la moción.

La formación que lidera Albert Rivera necesita que el PP le ceda dos diputados de sus 11 en Cataluña para sacar adelante una moción que desde Ciudadanos consideran más un gesto que una realidad. Sin embargo, la dirección nacional del PP cree que el hecho de que el PSOE no lo apoye podría ser una baza para que los independentistas pongan de manifiesto una división entre los constitucionalistas.

Diputados del PSOE en el Congreso consideran que “es un error esta moción porque no dan los números” y creen que Ciudadanos “pretender sacar la cabeza y buscar una foto en la que ellos no van a estar”.

Esta misma mañana el presidente de Catalunya Sí Que Es Pot en el Parlament, Lluís Rabell, ha transmitido a la líder de Ciudadanos en Cataluña, su negativa a apoyar una moción de censura contra Carles Puigdemont lo que aleja aun más las posibilidades de que prospere.

Este fin de semana el presidente del Gobierno va a acudir a un acto en Barcelona que pretende servir de apoyo a los miembros del partido y concejales que se están “partiendo el alma” en Cataluña. El acto contará con la presencia de la directiva nacional y con los militantes del PP en Cataluña. “No será un acto masivo ni de una junta directiva” si no algo intermedio, “una reunión de partido pero no solo para Cataluña”, aseguran fuentes populares.

El propio Mariano Rajoy ha sido tajante en su intervención ante el Congreso al decir que “si a alguien se le cita para ir a una mesa que no vaya porque sería ilegal”. En las filas populares no creen que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ceda finalmente los espacios municipales para el referéndum del 1 de octubre, pero desde el PSOE no lo descartan. “No sabemos si Colau se atreverá a dar un golpe de timón ya que Barcelona es muy importante”, han afirmado a Republica fuentes socialistas.

El PP no teme un pleno en el Congreso sobre Cataluña

Otro de los temas que ha planeado en los pasillos del Congreso durante la celebración del primer pleno para controlar al Gobierno ha sido la petición del portavoz de En Comú Podem, Xavier Domenech, para celebrar un pleno en el Congreso sobre Cataluña.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha asegurado que en el PP no temen este pleno en el que comparecería Rajoy porque considera que servirá para dejar patente la unión de los constitucionalistas.

Desde el Partido Socialista, pese a considerar “conveniente” la comparecencia en Pleno del presidente del Gobierno, consideran que sería bueno hacerse después del 1-O. “Todo debate que ayude a fortalecer es bueno” pero siempre que “sume y no divida”, aseguran fuentes de la dirección nacional quienes creen que la iniciativa que ha presentado en este momento Unidos Podemos serviría para que cada fuerza política se reafirmara en su propia postura y para que unos grupos confrontaran con otros.