Una falsa alarma terrorista obliga a desalojar la Sagrada Familia

Los Mossos señalan que el desalojo de la zona se ha producido por "la visualización de una furgoneta sospechosa con dos ocupantes" en las inmediaciones del templo

Una falsa alarma terrorista ha obligado a desalojar este martes por la noche la Sagrada Familia de Barcelona y su entorno, según han informado los Mossos d’Esquadra en su cuenta de Twitter.

Todo ha vuelto a la normalidad después de que la falsa alarma terrorista haya provocado momentos de tensión entre los ciudadanos. Tanto Mossos d’Esquadra como Guàrdia Urbana han abandonado la zona y el metro ha vuelto a parar en la estación de Sagrada Família.

La policía autonómica asegura que “la visualización de una furgoneta sospechosa con dos ocupantes en las inmediaciones del templo ha provocado el desalojo de la zona“.

Los Mossos habían activado los TEDAX (Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos) para inspeccionar una furgoneta blanca estacionada en el entorno del templo, suceso que finalmente no ha registrado ninguna detención en la zona vinculada con la alerta recibida.

Además de la Sagrada Familia -donde había turistas y se estaba haciendo la misa diaria en la cripta-, la policía ha desalojado diferentes tiendas del entorno, ha confinado a vecinos y ha cortado las calles Provença, Rosselló y Sardenya. Además, en la calle Mallorca no se podía circular en el tramo que cruza Sagrada Familia y en algunas zonas tan solo se dejaba acceder a los vecinos que viven allí.

Muchas personas han preguntado a los policías apostados en las calles qué ocurría, aunque no obtenían respuesta.

Asimismo, el servicio de Metro de las líneas L2 y L5, en funcionamiento, no ha realizado parada en la estación de Sagrada Familia durante el tiempo que han durado las comprobaciones, según ha informado en un tuit el servicio de Emergencias de la Generalitat de Cataluña que recomienda seguir una ruta alternativa si se quiere ir a esta zona.

A causa de la actuación policial, las terrazas y comercios de la zona, muy frecuentada por turistas, han quedado desiertas y en este entorno se ha instalado el silencio. Se da la circunstancia de que, a lo largo de todo el día de hoy, se han producido retenciones y largas colas en la C-33 a causa de un control antiterrorista de los Mossos d’Esquadra.

Cataluña y Barcelona se encuentran en alerta antiterrorista de nivel 4, y durante este martes diversos controles de tráfico han provocado atascos kilométricos en distintas carreteras y autopistas del alrededor de la capital catalana.