Tres detenidos en una operación antiterrorista en el sur de París

Las autoridades francesas han hallado productos susceptibles de ser utilizados para fabricar explosivos en un apartamento en Villejuif, en el sur de París, en una operación antiterrorista en la que fueron detenidas dos personas, confirmaron este miércoles fuentes judiciales. Una tercera persona ha sido arrestada después durante una investigación por terrorismo en la que se baraja la posibilidad de una conexión con España, han indicado fuentes oficiales.

El hallazgo provocó la apertura de una investigación a cargo de la Fiscalía antiterrorista de París “por asociación de malhechores terroristas y posesión, transporte y fabricación de sustancias explosivas” con fines terroristas, añadió la fuente.

El miércoles fueron detenidos detenidos dos hombres, de 36 y 47 años, en Kremlin Bicêtre, un municipio junto a Villejuif, donde la policía encontró unos 100 gramos de explosivo TATP en un apartamento, gracias a un hombre que trabajaba en el edificio y que avisó a las fuerzas del orden porque vio elementos sospechosos.

Entre las sustancias detectadas, había bombonas de gas y un hilo eléctrico y, según la televisión pública ‘France 2’, también se encontró acetona y agua oxigenada. Según este canal, los dos arrestados, cuya identidad no fue divulgada, no estaban fichados.

El ministro del Interior, Gérard Collomb, dijo este jueves en una entrevista a la emisora ‘France Info’ que “es posible” que esta célula hubiera estado en contacto con los terroristas que atentaron en Cataluña en agosto pasado, al ser preguntado por unas cerillas “de origen español” encontradas en el apartamento de Villejuif, aunque se mostró muy prudente.

“Es posible que hubiera vínculos con otras personas” pero “la investigación nos lo dirá”, comentó antes de hacer notar que “España es lugar de paso para redes” terroristas de origen marroquí.

Recordó, igualmente, que a los terroristas de Cataluña les saltó por los aires la casa de Alcanar en la que preparaban TATP, el mismo explosivo que “estaban fabricando” en Villejuif, que es utilizado frecuentemente por los yihadistas y que es “extremadamente potente, pero también inestable”.

Más certidumbre mostró el ministro sobre posibles vínculos de los dos primeros hombres arrestados, de nacionalidad francesa -uno de ellos de origen magrebí-, con grupos yihadistas en Siria e Irak, a la vista de las comunicaciones telefónicas de las que los investigadores han encontrado rastro.

Esos dos individuos, que no estaban fichados por los servicios secretos, han asegurado ante los policías que los han interrogado que los explosivos eran para reventar cajeros en bancos, pero Collomb insistió en que la pista que se sigue no es la de un grupo de delincuentes comunes, sino de terroristas.

La Fiscalía ha encomendado la investigación a la sección antiterrorista de la brigada criminal parisina y la dirección general de la seguridad interior (los servicios secretos franceses).

Francia, que sigue en estado de emergencia y que ha vivido en los últimos meses ataques yihadistas contra las fuerzas de seguridad, sufrió en 2015 y 2016 una oleada de atentados que dejó 239 muertos en ataques como los de París el 13 de noviembre de 2015, el del paseo marítimo de Niza el 14 de julio de 2016 o el del semanario Charlie Hebdo en enero de 2015.