Tardá: '¿Por qué cree que queremos la independencia? Porque estamos hartos de corrupción'

"¿Por qué se piensa que queremos fundar una República en Cataluña? Porque estamos hartos de la corrupción". Este ha sido el sorprendente argumento que ha utilizado el portavoz de ERC, Joan Tardá, en el pleno extraordinario sobre la financiación del PP que ha celebrado el Congreso y en el que Mariano Rajoy ha tenido que ofrecer su explicación de las presuntas irregularidades.

Tardá ha obviado que sus socios de gobierno el PDeCAT, la antigua Convergència, están inmersos en otro escándalo de grandes proporciones, el "3%", alimentado durante décadas de ejercer un poder casi absoluto en su Comunidad. "¿Qué se creen que somos imbéciles? ¡No queremos una Cataluña corrupta! Queremos una sociedad libre y para eso queremos fundar nuestra república democráticamente... ¡para ser libres!", ha exclamado el portavoz republicano, tras empezar diciéndole al líder del PP: "No quiero ofenderlo, pero usted es más chulo que un ocho. Sabíamos que se iba a ir de rositas, pero le falta fumarse un puro. Ha convertido en algo sistémico la corrupción y no se preocupa lo más mínimo".

Por su parte, el diputado del PDeCAT Carles Campuzano ha acusado a Rajoy de tener "poca capacidad de asumir responsabilidades" tanto en los 20 años transcurridos desde que se inició la investigación judicial del caso Gürtel como en la falta de diálogo con la Generalitat de Cataluña.

Campuzano ha emplazado al PP a asumir responsabilidades por la corrupción, por la situación en Cataluña, incluyendo la situación de este verano en el aeropuerto del Prat o la falta de diálogo con el presidente catalán, Carles Puidgemont. "Rajoy en democracia hay que asumir responsabilidades" ha sentenciado el diputado del PDeCAT que ha afirmado que "si no pasa nada" es una manera de reflejar que las instituciones de la democracia no funcionan.

Asimismo, ha añadido que si el caso Gürtel hubiese ocurrido en otro país europeo, se hubiesen asumido responsabilidades y los responsables políticos "darían un paso atrás" para optar por la regeneración democrática.