Atentados en Cataluña

Atentados en Cataluña: Preguntas sin contestar y misterios sin resolver

Con las declaraciones en la Audiencia Nacional de los cuatro detenidos de la célula salafista que han sembrado el terror en Cataluña, y el miedo en toda España, desde la matanza de las Ramblas el pasado jueves 17 de agosto, hasta la caída, este lunes del autor del atropellamiento en el que murieron 14 personas y resultaron heridas más de un centenar, de las cuales una decena permanecen en estado crítico, se cierra un capítulo importante del mayor atentado islamista ocurrido en España desde el trágico 11-M, que se convirtió, asimismo, en el atentado (192 muertos y 2.057 heridos) más sangriento en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Con las declaraciones de los salafistas detenidos, se intenta reconstruir detalladamente qué es lo que ha pasado, cómo ha pasado, y qué es lo que ha fallado desde que la noche anterior al atentado de las Ramblas, se produjo una explosión en un chalet “ocupado “en Alcanar (Tarragona), que se creyó que era una explosión en un laboratorio de drogas o simplemente una explosión de gas aunque la detonación se oyó en varias kilómetros a la redonda. A partir de ese suceso, al que no se da la importancia que tiene, es como se desarrollan los acontecimientos que terminaron, en principio, con el abatimiento a tiros del autor del atentado de las Ramblas Younes Abouyaaqoub,

A partir de ahora, y con las investigaciones que se realicen en las siguientes semanas se podrá reconstruir la historia de esta ignominia y se podrá dar respuesta a muchas de las incógnitas que permanecen sin resolver tal como recordaba hace unos días este cronista (ver Republica.com El puzzle del Gran Atentado no está completo, hay incógnitas y lagunas). Hoy todavía, hay que plantearse una serie de preguntas que no tienen respuesta clara, la primera de las cuales es el por qué la Alcaldía de Barcelona se negó a poner los bolardos que, hace unos meses, había aconsejado instalar en muchas ciudades españolas el Ministerio del Interior. Y a partir de ahí toda una serie de interrogantes…

¿Por qué en esos seiscientos metros que recorrió la furgoneta conducida por Younes no encuentra un solo policía, ni de la policía local ni de los Mossos, lo que le permite, cuando saltan los airbags y se paraliza el sistema eléctrico, huir tranquilamente atravesando el mercado de La Boquería, el Raval hasta que llega, después de más de un hora de caminata, a la zona universitaria dónde roba un coche, acuchilla al ingeniero Pau Pérez, vuelve a huir, atropella a una agente de los Mossos y desaparece hasta que es situado en los Altos de Subirats gracias a la colaboración ciudadana, y a una anciana que le reconoce y llama a la policía para decir que el hombre más perseguido está en los Altos de Subirats? Pero ¿de dónde ha sacado la camiseta blanca, la camisa, y el falso cinturón con explosivos? ¿Ha encontrado ayuda? ¿Ha podido cambiarse en algún sitio? ¿Ha robado la ropa? ¿Cómo ha conseguido el cinturón?

Pero la gran pregunta es por qué no se interroga cuanto antes al detenido que ha salido herido de la explosión de Alcanar, el que ha confirmado en la Audiencia Nacional que el objetivo de la célula era un gran ataque con explosivos, contra el templo de la Sagrada Familia de Barcelona, algo que aparece en numerosas publicaciones salafistas. ¿Por qué se tarda tanto en interrogar a un testigo clave que es el que confirma que el líder de la célula, el imán, está entre los escombros del chalet tras el estallido de los explosivos que manejaba?

Por otra parte ¿cuál fue el motivo de que cuatro de los terroristas hiciesen cinco días antes de los atentados “un viaje extremadamente rápido ” a París, según ha declarado este martes el ministro del Interior francés, Gerard Collonb, ya que fueron detectados por un radar por exceso de velocidad del Audi 3, que utilizaban varios miembros de la célula islamista?.¿Cuál es la identidad de esos cuatro terroristas que según el diario francés Le Parisien fueron detectados el 12 de Agosto, en el departamento de Essone, al Sur de París, después de haber dormido en un hotel, también, en la región de París?

¿Tiene algo que ver ese rápido viaje de algunos miembros de la célula a la capital francesa con la manipulación de ese peligroso explosivo bautizado como ” la madre de Satán “, el TATP, una mezcla de acetona, agua oxigenada y ácido sulfúrico, elementos que de forma aislada se pueden adquirir en cualquier droguería, que es muy volátil y sensible a los cambios de temperatura, y que fue utilizado en atentados islamistas en Bruselas, París o Londres? ¿Tenían los terroristas de Ripoll, captados por el imán salafista radical Abdelbaki Es Satty, muerto en un chalet de la Urbanización Montecarlo en Alcanar (Tarragona), cuando manipulaba el peligroso explosivo que, junto con las 125 bombonas de butano, se iba emplear para un gran atentado con explosivos, algún tipo de conexión en París o en Bruselas con otras células europeas?

¿Cómo es posible que el citado imán radical, con conexiones en Bruselas, dónde intentó buscar trabajo también de predicador del Islam, hasta que le pidieron un Certificado de antecedentes penales, que tuvo una orden de expulsión de España, después de cumplir una pena de prisión por tráfico de drogas, orden que fue paralizada por un juez de lo contencioso administrativo, no estuviese en ningún tipo de radar para ser fichado y monitorizado, como lo son esos 21 imanes, que están controlados por el Ministerio del Interior, sabiéndose como se sabía, que, en prisión, entró en contacto con yihadistas relacionados con el atentado del 11-M ?

Igualmente, ¿cómo es posible que ni los Mossos, ni la Guardia Civil, ni la Policía Nacional, ni el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), tuviese la mínima Información de que en un pequeño pueblo de Cataluña, dónde todos se conocen, existiese una célula salafista compuesta por doce jóvenes que habían sido radicalizados por un imán tan extremista que ha participado directamente en la planificación de unos atentados, algo inédito en Europa? ¿Quiénes son los otros islamistas que, según testimonio de los vecinos de uno de los tres pisos que controlaban, asistían a las charlas del imán Abdelbaki Es Satty?