Angola celebra sus primeras elecciones sin Dos Santos, en el poder desde 1979

Sobre el presidente recaen críticas de la comunidad internacional, que le acusa de atentar contra los derechos humanos de los activistas y opositores políticos

Angola celebra el próximo miércoles unas elecciones históricas que acabarán con la salida del poder, al menos formal, del presidente José Eduardo dos Santos, de 74 años, que lleva en el cargo ininterrumpidamente desde 1979. Su partido, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), gobernante desde que se independizó de Portugal en 1975 e incluso después de la implantación del multipartidismo en 1991, presentará como candidato al hasta ahora ministro de Defensa, João Lourenço, de 63 años y claro favorito en los comicios.

Si bien los rumores sobre la salud de Dos Santos aumentan, especialmente tras sus repetidas visitas a España por razones médicas, algunos analistas aseguran que no dejará de ejercer el poder aunque ceda el sillón presidencial a Lourenço.

De hecho, Dos Santos, segundo mandatario africano más longevo en el poder tras el ecuatoguineano Teodoro Obiang, mantendrá el liderazgo del MPLA hasta 2018, año en el que aseguró que dejará la política en activo.

Sobre el presidente recaen críticas de la comunidad internacional, que le acusa de atentar contra los derechos humanos de los activistas y opositores políticos y, sobre todo, de sostener un régimen que Transparencia Internacional lleva años clasificando entre los más corruptos del mundo.

La familia Dos Santos es una de las principales beneficiarias: su hijo, José Filomeno, está al frente del fondo soberano de Angola desde 2013.

Portugal, antigua metrópoli de Angola y uno de sus principales socios comerciales, acusó en febrero al vicepresidente angoleño, Manuel Vicente, de corrupción, blanqueo y falsificación documental, dentro de un caso que investigaba supuestos sobornos a un fiscal del país luso.

Asimismo, el Gobierno de Dos Santos ha sido acusado de encarcelar a activistas que defienden el respeto de los derechos humanos en un país que ocupa el lugar 125 de 180 en la lista de libertad de prensa en el mundo, que elabora Reporteros Sin Fronteras.

Los angoleños sufren los efectos de la corrupción: mientras que la mitad de la población vive con menos de dos euros al día, Angola presenta el sexagésimo mayor Producto Interior Bruto (PIB) del mundo y ocupa el puesto 150 de 188 en el Índice de Desarrollo Humano.

Productor de petróleo

Hay un elemento clave que explica cómo, según los datos del Banco Mundial (BM), el PIB angoleño creció un 3.023% entre 1994 y 2014, año en el que registró máximos con 126.777 millones de dólares (107.902 millones de euros): el petróleo, del que Angola cerró 2016 como 14º productor mundial y segundo de África.

No obstante, los bajos precios del crudo han provocado una abrupta desaceleración del 29,3 % entre 2014 y 2016 en una economía que depende en cerca de un 45 % de las actividades petrolíferas, que también suponen un 95 % de las exportaciones. Angola, por ejemplo, se disputa con Rusia el título de mayor exportador de petróleo a China.

Pese a esto, Angola no siempre dependió del petróleo, y poseía una larga tradición de cultivos como café, maíz, plátanos o tabaco, pero la larga guerra civil que tuvo lugar entre 1975 y 2002 acabó con la mayor parte de la producción agraria del país.

Precisamente durante esta guerra, otro de los principales pilares de la economía nacional tuvo protagonismo: los diamantes, de los que Angola es uno de los mayores productores mundiales, fueron utilizados para financiar la violencia, lo que unió el nombre del país al de los “diamantes de sangre”.

Otro de los datos que chocan con la pobreza extrema que asuela a gran parte de los angoleños es que la capital, Luanda, es la ciudad más cara del mundo para los expatriados, según un informe publicado el pasado mes de junio por la firma de análisis Mercer.

Los 9,7 millones de votantes registrados deberán optar entre el MPLA (gobernante desde la independencia en 1975), su principal rival el UNITA y otros tres partidos (PRS, FNLA, APN).

Leer más noticias sobre