Save the Children suspende sus operaciones de rescate en el mar Mediterráneo

Justifica la decisión por la actitud de la Marina de Libia y llega un día después de que Médicos Sin Fronteras decidiese lo mismo

La organización no gubernamental Save the Children ha anunciado que suspende sus operaciones de rescate de inmigrantes y refugiados en el mar Mediterráneo, una decisión que justifica por la actitud de la Marina de Libia y que llega un día después de Médicos Sin Fronteras cancelara sus misiones de salvamento por los mismos motivos.

Save the Children “lamenta profundamente haber tenido que suspender temporalmente sus operaciones de rescate en el Mediterráneo, debido a la incertidumbre que plantean las nuevas decisiones de la Armada libia”, ha afirmado Save the Children, en un comunicado.

Su buque, el ‘Vos Hestia’, se mantiene en espera y preparado para responder, una vez que se vuelva a garantizar la seguridad de sus operaciones de rescate y salvamento en el Mediterráneo.

La ONG ha explicado que las autoridades libias han decidido incrementar su zona de operaciones de 12 a 70 millas marinas desde la línea de costa, una “distancia que entra notablemente dentro de lo que se considera aguas internacionales”.

Tras la decisión de la Marina de Libia, el barco de Save the Children, se está dirigiendo a Malta, “donde quedará atracado, mientras el equipo a bordo evalúa los riesgos generados por esta situación en constante cambio”.

“Las noticias de la intención de la Armada libia de ejercer su control dentro de aguas internacionales, en las que Save the Children opera para salvar a aquellos migrantes en riesgo de morir ahogados, tienen graves implicaciones para la seguridad del personal del barco y de su capacidad para llevar a cabo misiones de rescate de manera efectiva”, ha indicado Save the Children.

El director de operaciones del Vos Hestia, Rob MacGillivray, ha explicado los motivos por los que se suspenden las misiones de salvamento en el Mediterráneo. “Nuestro equipo está preocupado de que, en esta situación, los botes sean obligados a retornar a Libia o de que los migrantes mueran después de abandonar la nueva zona controlada por la Armada libia”, ha señalado.

La gente está cruzando en endebles embarcaciones de caucho que se lanzan al agua sin llevar el suficiente combustible para la travesía. Tampoco está claro si entrando en esa área la operación de rescate de Save the Children puede estar en peligro. De lo que no hay duda es de que la confusión generada por esta nueva situación va a reducir la capacidad de rescate en la zona, lo que puede aumentar la pérdida de vidas”, ha alertado el responsable de la ONG.

Save the Children ha asegurado que está lista para desplegar de nuevo el ‘Vos Hestia’ en la zona de rescate pero ha dejado claro que tiene “la obligación de garantizar la seguridad del equipo y la viabilidad de la misión”.

“Hacen falta garantías para poder continuar. La seguridad del equipo y de la tripulación es primordial, y sin las adecuadas garantías podríamos tener que considerar la posibilidad de una suspensión permanente, una decisión que no querríamos tener que tomar”, ha afirmado MacGillivray.

Save the Children ha expresado su preocupación de que otras ONG tengan que tomar también la decisión de suspender sus operaciones, “lo que disminuiría todavía más la capacidad de rescate en la zona”.

“Entendemos la dificultad de esta decisión y respetamos la actuación de otras organizaciones que han estado trabajando para salvar vidas en el Mediterráneo. La necesaria pausa en las operaciones de rescate que llevan a cabo nuestro barco y los de otras organizaciones indudablemente pondrá vidas en riesgo. La capacidad de búsqueda y rescate está disminuyendo, pero la necesidad continúa”, ha explicado MacGillivray.

Tras recordar que en 2016 se ahogaron unas 5.000 personas en el Mediterráneo y que en 2017 han perdido la vida más de 2.200, Save the Children ha dicho “Europa debe asegurar que aquellos que huyen del conflicto y la persecución y buscan asilo o protección internacional vean garantizados sus Derechos Humanos, así como su dignidad, de tal manera que la gente no arriesgue su vida intentando alcanzar la seguridad en Europa”.