La Generalitat respalda el despliegue de la Guardia Civil en el Aeropuerto de El Prat

En medio de la brecha insalvable entre el Gobierno catalán y el estatal abierta con la decisión unilateral del primero de convocar un referéndum independentista para el próximo 1 de octubre, la crisis de El Prat parece haber abierto un estrecho corredor de diálogo y colaboración entre ambas administraciones. Se trata de buscar una solución conjunta a un conflicto laboral que lleva semanas provocando episodios de largas colas en las instalaciones aeroportuarias, precisamente en los días de mayor afluencia de viajeros del año. En esta búsqueda y en el objetivo de restablecer un poco de orden y evitar el caos entre los pasajeros, la Generalitat ha respaldado el despliegue de la Guardia Civil ordenado ayer por el Ejecutivo.

La nueva asamblea de los trabajadores de Eulen tendrá lugar este domingo, coincidiendo con una nueva jornada de paros parciales en El Prat, y será la segunda que se celebre en cuatro días, después de que ayer los empleados de Eulen rechazaran la propuesta de la Generalitat, que sí había sido aceptada por la empresa, y optaran, de entre cuatro opciones planteadas, por un aumento salarial de 250 euros en quince pagas.

El Gobierno y la Generalitat habían criticado la actitud del comité, por poner sobre la mesa no sólo la propuesta de la Generalitat, sino también otras tres opciones, y habían exigido la convocatoria de una nueva asamblea para votar únicamente el planteamiento de la mediación.

En una reunión de urgencia celebrada en la tarde de este viernes, los miembros del comité de huelga han decidido convocar otra asamblea y someter a votación de forma exclusiva la propuesta de la Generalitat, pese a defender la legalidad de la votación del jueves.

Entre tanto, se mantienen los paros parciales previstos para el domingo y la convocatoria de huelga indefinida de 24 horas a partir del lunes, día 14.

El Gobierno recurre a la Guardia Civil

Para hacer frente a las largas colas que este conflicto laboral está provocando en el Aeropuerto de Barcelona, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha anunciado este viernes que la Guardia Civil reforzará su presencia en El Prat y asumirá funciones en el control de viajeros a partir del próximo lunes para garantizar el orden y la seguridad en la instalación.

En rueda de prensa, De la Serna ha explicado que el Comité de Crisis creado para abordar este conflicto ha acordado iniciar los preparativos para que un número “significativo” de agentes de la Guardia Civil se incorporen a “las líneas de control” del Aeropuerto de Barcelona, teniendo en cuenta el estado de alerta terrorista en el que se encuentra el país.

De la Serna también ha avanzado que el Gobierno, en colaboración con la Generalitat, iniciará el procedimiento para establecer un laudo con un arbitraje de cumplimiento obligatorio que ponga fin al conflicto entre la dirección y los trabajadores de Eulen.

El ministro ha subrayado que la mayor presencia de efectivos de la Guardia Civil en el aeropuerto se plantea en especial de cara al próximo lunes, cuando los trabajadores de Eulen tienen previsto iniciar una huelga indefinida, después de haber rechazado este jueves una propuesta de subida salarial de 200 euros mensuales en 12 pagas.

El momento crítico será el lunes. No se trata de sacar a la empresa (Eulen) del aeropuerto ni de sustituirla, sino de incorporar medios de la institución que tiene las competencias para que aporten las garantías de seguridad y mantenimiento del orden público”, ha puntualizado De la Serna.

Aunque no ha cifrado el número de efectivos adicionales que será necesario desplegar en el aeropuerto barcelonés, donde la Guardia Civil ya está presente, el ministro ha apuntado que los guardias estarán presentes tanto en los arcos de seguridad como en los escáneres y que asumirán funciones ejecutivas.

Para ello, el ministro ha anunciado que se ha iniciado un proceso de formación de efectivos en las técnicas necesarias, como la radioscopia.

Laudo obligatorio

Además de esta medida, el Comité de Crisis ha encargado al Abogado General del Estado que evalúe la posibilidad de que se pueda aprobar un laudo obligatorio para Eulen y los trabajadores que zanje el conflicto laboral.

El ministro ha señalado que, de momento, sólo se estudia esta posibilidad por si es necesario recurrir a esta figura.

Estas decisiones se han tomado al constatar el Gobierno que el escenario de una huelga indefinida a partir del lunes, 14 de agosto, “no es nada favorable”, dado sobre todo los llamamientos del comité de huelga “a generar daños y problemas a turistas y españoles”, según De la Serna.

“Hablamos de una afectación a miles y miles de turistas, así como a la imagen del país, y de Cataluña y Barcelona”, ha resaltado el ministro.

De la Serna ha cargado en especial contra el comité de huelga al calificar de “inédito” que llevaran a la asamblea de trabajadores de este jueves una propuesta que no era la de mediación. “Jamás vi yo algo semejante en un proceso de estas características. Lo que se produjo fue un acto de falta de respeto absoluto hacia la mediación y las partes”, ha subrayado.

Respecto al papel que puedan tener los Mossos d’Esquadra en esta operación, ha apuntado que cuenta con tener su colaboración y en la coordinación con este cuerpo en la zona que le corresponde, fuera de los controles de seguridad.

La reunión del Comité de Crisis, que ha durado algo más de una hora y cuarto en la Delegación del Gobierno en Barcelona, se ha celebrado después de que este jueves los trabajadores rechazaran en asamblea la propuesta de mediación presentada por la Generalitat y apoyaran otra opción no negociada con la empresa que supone una subida de 250 euros por quince pagas.

Además del ministro, en la reunión del comité han participado el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez Pomar; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo; el presidente de AENA, José Manuel Vargas; la directora del aeropuerto, Sonia Corrochano; y el general en jefe de la Guardia Civil en Cataluña, Ángel Gozalo, entre otros mandos.

El Gobierno de la Generalitat ha reunido también este viernes a su propio gabinete de crisis, del que forman parte el conseller de Presidencia, Jordi Turull; la consellera de Trabajo, Dolors Bassa; el conseller de Territorio, Josep Rull; y el de Interior, Joaquim Forn, además del director general de Turismo.

Tras esta reunión, Rull, Bassa y Forn se trasladarán a la delegación de Gobierno para mantener un encuentro con el ministro De la Serna, que atenderá también a primera hora de la tarde a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

RELACIONADO