El presidente de la Audiencia Nacional sí recibió a Rajoy, aunque lo hizo a escondidas

Una de las fotos más buscadas en relación con el histórico testimonio de Mariano Rajoy en el juicio sobre la primera etapa de la Gürtel era la del recibimiento que pensaba dispensarle en la puerta el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, algo insólito tratándose de un testigo que acude a prestar declaración.

Finalmente, la imagen no se ha producido, al menos públicamente, ya que Rajoy ha accedido a la Audiencia en coche y a través del garaje, evitando el paseíllo hasta la puerta principal. El empeño del Gobierno en evitar esa otra foto del presidente haciendo el mismo recorrido que los acusados por su vinculación con la trama corrupta, ha frustrado los planes de Navarro.

Pero no del todo. El presidente de la Audiencia no ha renunciado a su encuentro con el jefe del Ejecutivo, aunque se haya llevado a cabo dentro de las instalaciones y lejos de los focos y las cámaras.

Tras subir en ascensor desde el garaje a la planta baja, Rajoy ha saludado en el vestíbulo al presidente de la Audiencia Nacional junto al presidente del Senado, Pío García Escudero, que también ha prestado declaración en el juicio como testigo.

El recibimiento de Navarro a Rajoy había suscitado no poca polémica. El argumento de que se trataba de una deferencia “de presidente a presidente” no era aplicabel al caso ya que, según la citación del tribunal, “don Mariano Rajoy no comparece como presidente del Gobierno sino como un ciudadano español”, citando el artículo 14 de la Constitución, el cual señala que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.