Fallecen dos turistas en un terremoto en la isla griega de Kos

Un hombre sueco y otro turco han muerto sepultados cuando se encontraban en un bar

Dos hombres han muerto este viernes en un terremoto de magnitud 6,4 en la escala de Richter ocurrido en la isla griega de Kos que ha dejado un centenar de heridos, la mayoría con heridas leves, y que se ha sentido también en la costa turca, donde ha habido una alerta de tsunami. Los fallecidos son un turista sueco de 27 años y otro turco de 39, informan los medios locales.

En el momento del seísmo, que se produjo a las 01.30 hora local, pasada la medianoche en España, ambos se encontraban en el interior de un bar, cuyo techo se vino abajo.

Además, cinco heridos, de los cuales tres se encuentran en estado de gravedad, han sido trasladados en helicóptero desde Kos al Hospital Universitario de Heraclión en Creta.

El epicentro del terremoto se situó apenas a 10 kilómetros de profundidad entre las islas de Rodas y Kos, según el Instituto Geodinámico de Atenas.

Protección Civil está evaluando los daños que, según un primer balance, son considerables en el casco antiguo de la capital, pero menores en el conjunto de la isla.

El puerto de la ciudad sufrió graves daños, como declaró a la televisión pública el viceministro de Marina, Nektarios Santorini, quien se desplazó junto a otros miembros del Gobierno a la isla. Santorini explicó que por el momento no hay posibilidad de que atraquen en el puerto grandes embarcaciones. Dos grandes ferries, con 260 pasajeros uno y cerca de 80 el otro, se vieron obligados a atracar en islas cercanas.

Según explicó el ministro de Transporte e Infraestructuras, Jristos Spiritzis, a la agencia griega de noticias AMNA, se espera que hacia el mediodía llegue a la isla un equipo de expertos para hacer una evaluación de los daños.

El terremoto duró cerca de medio minuto, lo que lo hizo sentir con especial intensidad y llevó a que centenares de personas pasaran la noche en la calle.

La situación se ha calmado y buena parte de la isla intenta volver a la normalidad, relatan periodistas locales desde Kos, quienes señalan que el tráfico funciona con normalidad y las tiendas han abierto regularmente.

Kos, situada en el archipiélago del Dodecaneso, es una isla turística y una de las cinco islas del mar Egeo que más se ha visto afectada por la crisis de refugiados. Con una población de en torno a 30.000 personas alberga actualmente a cerca de 3.000 refugiados en campamentos, hoteles y apartamentos instalados por el Gobierno con el apoyo de Acnur.