Un enfermero denuncia la muerte de una anciana en una residencia por la falta de personal

El fatal accidente ocurrió de madrugada cuando el enfermero se encontraba solo al cuidado de los 343 residentes del centro.

Un enfermero de la residencia pública de la localidad madrileña de Arganda del Rey ha denunciado ante la Fiscalía la muerte de una anciana debido a la falta de personal para cubrir la asistencia de los 343 residentes del centro.

Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado 9 de mayo cuando Jesús Navarro, el único enfermero que estaba al cuidado de todos los residentes junto a diez auxiliares, recibió un audio de WhatsApp de una de sus compañeras alertando de que se había encontrado a una anciana en el suelo con una pierna aprisionada por la barra de protección de la cama. “Me encontré una imagen tremenda. Sus huesos se habían roto y la pierna estaba semi-amputada“, señala Jesús en declaraciones a la Cadena Ser.

Jesús actuó con celeridad llamando al 061 para que enviaran una ambulancia y avisaran a los bomberos, ya que la “pierna estaba demasiado encajada entre los hierros e iban a necesitar su ayuda”. El enfermero también intentó ponerse en contacto con el director del centro, pero nunca le devolvió la llamada. Fruto de la impotencia y la desesperación, Jesús fotografió la pierna de la paciente para dejar constancia de lo que había ocurrido.

Finalmente, la anciana fue liberada por los bomberos y trasladada por la ambulancia al hospital Gregorio Marañón, donde falleció pocos días después fruto de las heridas que le había causado el estado de la barra de protección de la cama.

El enfermero decidió denunciar a la Fiscalía y al Defensor del Pueblo porque no quería ser “cómplice” de lo sucedido y advertir de la situación en la que se hallan los enfermeros del centro, con turnos en los que están a cargo de 343 residentes. Tras la denuncia, la consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid ha abierto una investigación.

Este accidente ha encendido las alarmas de la desatención que sufren los residentes de este centro por la falta de personal para cubrir la asistencia. El propio Jesús lamenta que en otra ocasión que también estaba solo a cargo de todos los residentes fue testigo de cómo una anciana se ahorcó accidentalmente con la sujeción abdominal.

El sindicato CSIT Unión Profesional (CSIT UP) ya ha denunciado en otras ocasiones que la residencia de mayores de Arganda sufre falta de personal y material. La Consejería de Políticas Sociales y Familia, por su parte, siempre ha asegurado que hay un ratio de trabajadores por usuario que supone el triple del mínimo establecido por legislación.