Puig agradece el apoyo de la militancia tras el intento de trasladar a los territorios la mayoría sanchista

Ximo Puig, que se ha impuesto en las primarias del PSOE valenciano al alcalde de Burjassot, Rafael García, próximo al secretario general, Pedro Sánchez, ha defendido su proyecto “integrador” y ha incidido en que, por encima de las diferencias, ambas partes comparten un interés común. En declaraciones a la Cadena SER, ha dejado caer que quizá no fuera responsable disputarle el liderazgo del socialismo valenciano siendo él quien ostenta la presidencia de la Comunitat pero cuando le han repreguntado si estaba tachando de “irresponsable” al ‘sanchismo’, lo ha negado.

Puig sí ha defendido la necesidad de hacer una distinción entre los procesos de elección de carácter interno en el PSOE, en los que ha agradecido el ejercicio de “madurez” de la militancia valenciana frente a lo que percibe como un “cierto interés” por llevar a las comunidades autónomas el resultado del Congreso Federal, en el que triunfaron las tesis del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Concretamente, el recién reelegido secretario general del PSPV cree que ha existido un “cierto interés de algunos por llevar a cabo una operación para intentar mimetizar los procesos”. En ese contexto, ha recalcado que “parecía un proceso natural llevar a las comunidades autónomas lo que había sido el resultado del Congreso Federal”.

Por su parte, Guillermo Fernández Vara, también reelegido líder del PSOE en Extremadura, ha afirmado que “la gente no solo quiere votar sino participar”. En su opinión, es “perfectamente posible” que se cree una diferencia clara entre los distintos procesos de elección “y los militantes voten lo mejor en cada situación”. “Está muy bien que los militantes puedan participar en la toma de decisiones”, ha asegurado, aunque considera que eso no tiene por qué suponer una conversión del PSOE “en un partido asambleario”.

El principal objetivo del dirigente valenciano es ahora la integración, además de afianzar el gobierno de la Generalitat valenciana y de  tratar de formar un gobierno progresista en España. “Es necesario trabajar juntos y lo vamos a hacer”, ha asegurado Puig, quien así se lo ha trasladado a Sánchez en la conversación que ambos mantuvieron anoche tras las primarias y que, según el valenciano, fue “muy positiva”.

El 56,7% de los votantes socialistas en la Comunitat Valenciana han elegido a Puig como su secretario general frente al 42,3% que ha votado a García.

A última hora de la tarde del domingo, cuando se confirmó su victoria, Puig reaccionó con esta declaración: “Me siento reconfortado, venimos de una situación complicada y los militantes han demostrado una extraordinaria madurez por separar los procesos”. Varias tracas sonaron en Blanqueries, la sede del PSPV, y su discurso fue interrumpido en varias ocasiones al grito de “president”, “Ximo” o “País Valencià”. La alegría fue el reflejo de la complicada situación con que el secretario general llegaba a estas primarias valencianas. Aunque no se preveía una derrota de Puig, el ‘sanchismo’ ha marcado territorio para demostrarle, con ese 42% de los votos, que existe la contestación interna.

El dirigente valenciano, sin embargo, ha negado en la SER que se pueda hablar de contestación. De todas formas, tampoco quiere cantar victoria ante nadie, sobre todo ante el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con quien ha mantenido sonados desencuentros en el pasado. “No es una victoria sobre Sánchez, es una victoria sin perdedores, para ser más PSPV y tener más participación en el proyecto federal”, afirmó el domingo ante la prensa.

RELACIONADO