El PSOE ve ‘razonable’ que se haga una quita de deuda a Cataluña y otras comunidades

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha afirmado este lunes que, sería "razonable una quita de la deuda" de Cataluña con el Estado, y también la de otras comunidades autónomas entre las que ha mencionado a Valencia.

“Hay una deuda importante que tiene Cataluña y que el Estado deberá intentar contribuir a resolver, porque es una deuda que se va acumulando y nos tendremos que plantear algún tipo de quita para que no se colapse la institucionalidad en Cataluña”, ha dicho en rueda de prensa en Ferraz, tras una reunión de la comisión permanente de la Ejecutiva federal socialista.

Ábalos también ha defendido la posición del PSOE de que el Gobierno debe cumplir la disposición adicional tercera del Estatuto de Cataluña, que establece que la inversión del Estado en infraestructuras en la Comunidad debe equipararse a la participación relativa del PIB de Cataluña en relación con el de España para un periodo de siete años. A su modo de ver, el no cumplimiento de esa ley está agravando el problema de la deuda de Cataluña.

También ha mencionado el caso de la Comunidad Valenciana, donde el Gobierno autonómico reclama una “deuda histórica” al central y donde, según ha dicho, también hay un problema financiero que la hace inviable. Los socialistas quieren que las quitar de deuda se planteen en la reforma del sistema de financiación autonómica.

De hecho, Ábalos ha recordado que la propuesta del PSOE de una reforma federal de la Constitución no es solo para Cataluña sino “una oferta general para todo el territorio español”.

“Un fracaso de la política”

Además, ha insistido en la posición del PSOE de que para resolver el problema en Cataluña hay que hacer política, porque “si todo se limitase a cumplir la ley podrían gobernar los jueces”. Según su análisis ahora mismo en Cataluña hay “unos abocando a un cierto suicidio y los otros esperando a ver si se suicidan” y eso es “un fracaso de la política”.

El PSOE, ha asegurado, lo que quiere es “lanzar un mensaje”, no necesariamente a los partidos sino a la sociedad catalana y española, que sea un “mensaje de esperanza”. Entre otras cosas porque se ha mostrado convencido de que en Cataluña “no son tantos los independentistas con esa vocación” sino que hay a quienes “no se les está dejando otra salida”.