Críticos de Podemos: "El partido ahora es uno más de la casta"

Críticos de Podemos de la plataforma Podemos Unidos 15M han denunciado hoy la falta de democracia interna que, a su juicio, existe en el partido y han reprochado que la formación se haya convertido en "una más de la casta" por la "obsesión por el poder y el control que encabeza Pablo Iglesias".

Bajo esta plataforma, activistas, cargos electos y cargos internos del partido de ocho comunidades autónomas, entre los que se encontraban Montserrat Seijas, Fernando Barredo, Enric Martínez y Ana Bayón, han reclamado la vuelta al proyecto original de Podemos.

El que fuera candidato a secretario general de Cataluña, Enric Martínez, ha reprochado que la falta de comunicación entre las bases y los actuales líderes de la formación es "un patrón general" y ha asegurado que intentar comunicarse con los dirigentes nacionales suponía que les "enviaran a sus perros de presa a acosarte".

Asimismo, Martínez ha señalado que la baja del concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, es "síntoma del miedo a las represalias" y se debe a que en Podemos hay una dinámica de "atemorizar a la gente para no hablar".

"Dos o tres personas de una cúpula toman decisiones por todo el colectivo. Lo que ellos llamaban los partidos de la casta son más democráticos internamente que Podemos", ha dicho para criticar la estructura "jerárquica y personalista" que sigue el partido.

Por su parte, Fernando Barredo, miembro electo del Consejo Autonómico de Castilla-La Mancha, ha asegurado que el movimiento crítico de Podemos es "el mayor ejercicio de transparencia que se puede ver en el partido", puesto que, en su opinión, el resto de la formación se ha convertido en una "cúpula vaticana llena de obispodemos".

"Hemos venido a decir a nuestros portavoces, nunca nuestros líderes -ha matizado Barredo-, lo que ellos tienen que hacer, porque las bases se lo ordenen".

Decepcionados con el abandono del espíritu del 15M y de los objetivos fundacionales del partido, los críticos que han asistido a la reunión, la mayoría expedientados y expulsados de Podemos, han asegurado que seguirán luchando por "controlar los abusos de poder y la corrupción" en la formación.