Sánchez pide una ‘mejor democracia’ en nombre del 15-M y de sus abuelos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha reivindicado hoy una "democracia mejor" como homenaje a la generación de sus abuelos, que en 1977 fueron a votar "con alegría e ilusión", y también "por los indignados del 15M", que hace seis años se manifestaron en la Puerta del Sol.

En su nombre, Sánchez ha llamado hoy a los políticos a no conformarse, no resignarse con la situación política y democrática actual, en declaraciones en el Congreso tras presenciar desde la tribuna de invitados del hemiciclo la sesión solemne del 40 aniversario de la democracia.

A su juicio, esa reivindicación del inconformismo que también ha hecho el Rey ha sido “lo mejor” del discurso de Felipe VI, que ha calificado de “bueno, adecuado, realista y correcto para la situación de nuestro país”.

“Lo mejor que ha dicho el Rey es que no tenemos que caer en el conformismo ni en el inmovilismo”, ha subrayado el líder socialista, tras defender que esa es la “frase más acertada y la que resume el espíritu de aquellos que votaron hace cuarenta años con esa cara de alegría y de ilusión”.

Una generación cuyo “recuerdo emocionado” ha dicho Sánchez que le “llega al corazón” en un día como hoy.

Sobre la condecoración a Martin Villa, ha apelado a la “reconciliación” que supuso la Transición Española “entre distintas partes que entendían España de una manera muy confrontada” y ha defendido que “lo importante es mirar hacia adelante”.

Ha reivindicado, asimismo, que fue un Gobierno socialista el que puso en pie la Ley de Memoria Histórica “para cerrar heridas, no para reabrirlas”, y ha renovado su compromiso de impulsar una Comisión de la Verdad, como existe en otros países, para denunciar ataques y violaciones de los derechos humanos en la dictadura franquista.

Sobre su soledad esta mañana en la tribuna de invitados del Congreso, Sánchez ha reconocido que ha tenido “sensaciones un tanto raras”.

“He estado entre el público y la sensación ha sido rara”, ha dicho el líder del PSOE, que renunció a su escaño el pasado octubre para no votar a favor de la investidura de Rajoy.

Tras señalar que es una “cuestión de protocolo” y que él, “disciplinado”, cumple su “papel”, ha hecho hincapié en que, aunque no sea ya diputado, tiene “muchas ganas de trabajar y darle la vuelta a la situación política de este país”.

Una situación marcada desde años por la crisis territorial de Cataluña, ante la cual Sánchez ha insistido hoy en que los socialistas quieren “que se vote un nuevo acuerdo que reforme la Constitución y abra las instituciones públicas para que entre aire fresco también en la Generalitat de Cataluña”.