Unos 100.000 españoles, en riesgo de perder el control por el juego

En 2016 aumentó una vez más el número de jugadores en línea, que se situó en 1,38 millones, 100.000 personas más que en 2015

Unos 100.000 españoles se encontraban en 2016 en el umbral del “juego problemático”, un 0,3 % de la población de entre 18 y 75 años, un año en el que el 81,9 % de la población participó en juegos de azar, que crecieron en todas sus categorías a excepción de las apuestas de la ONCE.

Además, el número de jugadores online se situó en 1,38 millones, 100.000 personas más que en 2015, lo que confirma su continuo ascenso.

Son algunas conclusiones del VIII Informe “Percepción social sobre el juego de azar en España 2017”, realizado por la Fundación Codere y la Universidad Carlos III de Madrid y presentado este lunes.

Todas las categorías de juegos de azar que implican un gasto de dinero han crecido, menos las de la ONCE, registrándose el mayor incremento en el uso de máquinas tragaperras: el año pasado el 5,6 % de la población de entre 18 y 75 años arriesgó dinero en estas máquinas, el doble que en 2015.

En 2016 el 5,1 % se jugó dinero en locales de apuestas deportivas (frente al 3,8 % de 2015), el 6,4 % acudió a algún salón de juego (en 2015, el 4,9 %), el 9 % apostó en la quiniela (frente al 8,2 %) y el 6,8 % invirtió en un casino (frente al 6,3 % del año anterior).

El informe también destaca que creció el número de españoles que apostaron en Euromillones y loterías Primitivas: del 32,6 % de 2015 al 37,6 % de 2016.

Uno de los autores del estudio, José Antonio Gómez, ha indicado que en la segunda mitad de 2016 se ha evidenciado la recuperación del sector del juego.