Juventus-Real Madrid, dos estilos enfrentados y cuentas pendientes

La única duda para la final es la presencia en el once blanco de Isco o Bale, lo que cambiaría todo el sistema de juego (20.45/A3 y Bein Sports)

La Juventus y el Real Madrid se ven las caras este sábado en Cardiff (20.45 horas; Antena 3 y Bein Sports) en la reedición de la final de 1998 en Amsterdam. Aquel partido y el gol de Pedja Mijatovic cambió la historia de derrotas y victimismo del conjunto blanco, incapaz de ganar la competición continental desde 1966. Desde entonces, desde la gloriosa ‘séptima’, ha ganado otras cuatro Copas de Europa y ahora luchará por la duodécima y  un doblete histórico (Liga y Champions) que no consigue desde 1958.

En el encuentro de hace 19 años el conjunto italiano llegaba como favorito y perdió. En Turín no olvidan ese encuentro y quieren venganza. Esta vez la cosa parece más igualada y hay varias ‘maldiciones’ para los fans de las mismas que hacen presagiar que la Juventus podrá regalar su primera Champions a Gianluigi Buffon. Para empezar, nunca un equipo ha ganado la Copa de Europa en su formato Champions dos veces seguidas.

A eso se suma que los últimos cuatro trofeos europeos del Madrid se han conseguido en años pares y este es impar. Desde 1989, año en el que el Milán venció al Steaua de Bucarest, el campeón es italiano cada siete años y este 2017 se cumple el ciclo. En 1996 fue la Juventus, en 2003 el Milan y en 2010 el Inter.

Y luego está la maldición de los ex: Morientes, Morata (que dejó al Madrid fuera de la final en la temporada 2014/2015)…¿Y ahora Higuaín?

El caso es que en el conjunto merengue no creen en estas cosas y llegará a Cardiff con la moral por las nubes tras haber conquistado el título de Liga. Y es que, las estadísticas están para romperlas. Zidane ha convocado a todos los disponibles y tendrá que elegir cinco descartes para el encuentro. Todo parece indicar que solo hay una duda en su once: Isco o Bale.

El malagueño ha llegado al tramo final de temporada muy en forma, pero el galés ya está recuperado y el partido es en la ciudad que le vio nacer, por lo que el entrenador francés tiene un ‘marrón’ que resolver, si bien el malagueño es favorito para salir desde el inicio. Donde no hay dudas es en los otros diez futbolistas que saltarán al césped: Keylor en la portería, Carvajal, Varane, Ramos y Marcelo en defensa, Modric, Casemiro y Kroos en el centro del campo y Karim Benzema y Cristiano Ronaldo arriba.

Dependiendo de si juega o no Isco o Bale, el esquema cambia del 4-4-2 que tan buen rendimiento le ha dado al equipo, reforzando el centro del campo, al 4-3-3 que apuesta menos por la posesión y más por el ataque. Este último esquema rompe en dos el equipo y a la hora de replegar es más complicado. A priori, el mejor sistema que le viene al Madrid para jugar contra la Juventus es el primero, pero la decisión es de Zidane, ex también de la Juve.

Por su parte, todo parece indicar que la Juventus apostará por un sistema muy diferente. Massimiliano Allegri ha dado al conjunto italiano una identidad propia y ha cambiado de posición a algunos jugadores que han asumido su rol de una forma admirable. En principio, el técnico transalpino apostará por tres centrales sólidos, Chielini, Barzagli y Bonucci, dos jugadores que hacen de volantes, Dani Alves y Alex Sandro, dos centrocampistas centrales, Pjanic y  Khedira, y tres atacantes que trabajan muchísimo, Mandzukic, Dybala e Higuaín. Un equipo con dos exmadridistas y un exbarcelonista que viven un momento dulce y que son talento, pero sobre todo esfuerzo y solidaridad.

Sobre la mesa el Madrid tiene más calidad, pero en fútbol y más en una final eso da igual. La clave estará probablemente en el centro del campo y Casemiro desempeñará un rol fundamental. Una de las estrategias de la Juve podría ser la de sacar de quicio al brasileño sabiendo que juega muchas veces al borde del reglamento.

Este año, al contrario que otras finales, pese a ganarlas, el Madrid llega en un estado físico excepcional con Cristiano Ronaldo en la mejor forma posible, tras haberse dosificado más que otras temporadas, en general como todo el equipo gracias a una plantilla que Zidane ha sabido explotar muy bien, con un gran rendimiento de la segunda línea (Asensio, Morata, Lucas Vázquez, Nacho, Kovacic…)

En cuanto lo que se refiere únicamente a los datos, la Juventus llega a la final invicta, sin perder ni un solo partido, y con solo tres goles encajados. Por su parte, el Madrid llega siendo el máximo goleador de la competición (32 tantos) y acumulando solo una derrota, en la vuelta de semifinales ante el Atlético. Así, nadie podrá decir que a la final no llegan los dos equipos más en forma de Europa, respectivos campeones de sus Ligas y que han dejado en la cuneta a algunos de los favoritos para ganar la Champions como Bayern y Atlético, en el caso del Madrid, y Barça en el caso de la Juventus.

Sin embargo, a lo largo de la historia las finales no han sido demasiado benévolas con la ‘Vecchia Signora’ que de las anteriores ocho disputadas, ha perdido seis, entre ellas las cuatro últimas. En concreto, la Juve no levanta la Copa de Europa desde 1996. En Cardiff quiere levantar su tercer trofeo en la máxima competición.

El Real Madrid intentará mantener por su parte su buena racha en las finales de la Liga de Campeones, ya que sólo ha perdido tres de las 14 disputadas. De hecho, ha ganado las últimas cinco que ha disputado: en 1998, en 2000, en 2002, 2014 y 2016.

Y todo ello en un escenario, el de Cardiff, que acogerá una final que se le queda grande, ya que no hay habitaciones para todos los aficionados, y que estará blindada tras el último atentado yihadista de Manchester. El partido se jugará en un campo cubierto (gracias a su techo retráctil) para evitar un posible ataque con drones y habrá 15.000 agentes de policía, muchos de ellos armados, en los alrededores del estadio. Además no habrá eventos en las fan zone, que solo servirán de lugar de reunión, se restringirá el tráfico y habrá cientos de cámaras con un sistema de reconocimiento facial, que envían en tiempo real a la policía las imágenes de todas las personas que están en los puntos más concurridos de la ciudad.