El diputado del PP que alertó de la cuenta suiza de González declara al juez que Cifuentes fue espiada

El diputado del PP en la Asamblea de Madrid Jesús Gómez ha asegurado hoy, tras declarar como testigo ante el juez del caso Lezo, Eloy Velasco, que desde el entorno del expresidente madrileño Ignacio González hubo seguimientos a la presidenta madrileña Cristina Cifuentes cuando era delegada del gobierno y también a él mismo con el objetivo de desprestigiar.

gomez-448“Aparte de que se estaba defraudando a las arcas públicas, ese dinero se estaba utilizando también para destruir reputaciones de adversarios políticos de dentro y de fuera del PP”, ha relatado a los periodistas a su salida de la Audiencia Nacional.

Estos seguimientos fueron detectados por su servicio de vigilancia y los realizó un expolicía “presuntamente para un despacho de abogados que se llama Azertia”, que comparte sede con Estrella Digital, medio digital que él cree que fue adquirido indirectamente por González con ese objetivo.

Ha explicado también de nuevo que cuando en 2014 llegó a sus manos un número de cuenta en Suiza atribuido a González, y alertó de ello a varios miembros del PP e incluso trató de hacérselo llegar a la hermana de Mariano Rajoy a través de un amigo que como ella es registrador de la propiedad y desconoce si se le dio traslado al presidente del Gobierno.

Sin embargo, ha apuntado que el día en que la dirección nacional del partido da a conocer que González “no repite”, en la versión digital de El País se podía leer “en el último párrafo que, además de lo del ático, pesaron también determinadas informaciones sobre la posible existencia de una cuenta, así que entiendo que de un modo u otro esa información llegó”.

Respecto a la relación de González con ese entramado de espionaje político que ha desvelado, ha explicado que el nexo es “una empresa que se llama Jotrinsa que se dedica a la reparación de vehículos pesados y de Bomberos que recibió adjudicaciones millonarias de la Comunidad de Madrid” y de localidades “como Alcorcón y Boadilla del Monte”.

Los apoderados de esta empresa, ha proseguido, eran los hermanos Javier y José Antonio Gómez Hernández y este último es “el cabeza de abogados Azertia” y cree que la conexión de este despacho con Estrella Digital era el exgerente del Canal de Isabel II Ildefonso de Miguel.

Esto es así, según su opinión, porque el administrador único de Estrella Digital era Francisco Javier Soriano Rouco, presidente de Madrid Network, un ente de la Comunidad de Madrid destinado a promover las nuevas tecnologías en los polígonos industriales y del que De Miguel, que quedó en libertad tras pagar 100.000 euros de fianza, recibió créditos blandos por un 0% de interés.

“Empiezo a ver relación directa entre el medio digital, también otro medio como Canal 33 y el periódico de Leganés y algún político local de Unión por Leganés, Carlos Delgado”, ha expuesto.

Como ya ha comentado en otras ocasiones, habló de esa cuenta en Suiza con varios miembros de su partido, entre ellos la sucesora de González, Cristina Cifuentes, cuando esta aún era delegada del Gobierno, si bien, ha matizado, fue “muy por encima” y “no con el lujo de detalles” como lo hizo “en otras instancias”.

“Le participé muy por encima que a lo mejor González tenía cuenta en Suiza y que estaba siendo víctima de una campaña sucia de desprestigio” a lo que ella, según su versión, le contestó que no “se iba a tragar ninguna mangancia de ningún chorizo” o “algo así, pero la palabra chorizo sí salió”.

Los detalles se los contó “mucho después y después de que ella hiciera la denuncia sobre el Canal” ha precisado y ha confirmado que pese a comprobarse ahora que lo que denunció en su día era cierto, nadie le ha llamado, “ni del partido ni del gobierno ni a nivel nacional ni a nivel regional”.

Sobre el motivo por el que no denunció estos hechos ante la Policía, ha explicado que él no tenía medio de probar sus sospechas y de hecho se ha sabido que ese número de cuenta era pantalla del verdadero.

Solo contaba entonces con “una prueba indiciaria” y de no haberse desvelado el verdadero número de cuenta, cree que su denuncia habría sido archivada y a él le habría inhabilitado e incluso podría “haber acabado en la cárcel”.