Localizada en buen estado la malagueña que escapaba del padre de su novia

La joven se ha puesto en contacto con su familia para informar de que ambas están retenidas por la policía en Turquía

La joven de Torrox (Málaga) desaparecida en Turquía cuando trataba de huir del padre de su novia se ha puesto en contacto con su familia este jueves después de tres días sin dar señales de vida, para comunicar que está retenida por la Policía turca junto con su pareja y que ambas han estado incomunicadas este tiempo, según ha adelantado La Sexta. María Jimena Rico, de 28 años, escapó el pasado fin de semana de Dubái, adonde el padre de su novia las había atraído con engaños y amenazado con matarlas en un país en el que la homosexualidad está penada.

“Jimena ha llamado para decir que está bien”, ha explicado el padre de la desaparecida a La Sexta. Las jóvenes, retenidas por la policía turca, han informado de que van a ser trasladadas, pero que “no saben dónde”.

La familia de la joven pidió este miércoles ayuda a Exteriores y a las autoridades españolas para localizar a Jimena, de la que no saben nada desde el lunes cuando, con su pareja, con la que huyó de Dubái tras ser denunciada por homosexualidad, se dirigía supuestamente a un hotel en Estambul y a la embajada española.

La hermana de la joven, María del Valle Rico, explicó a Efe que, a través de Facebook, se había puesto en contacto con la familia de la novia de su hermana, Shaza Ismail, pero que ellos tampoco tenían noticias de su hija.

“No sé si creerles porque he intentado hablar con el padre de Shaza y no me dan su contacto, y me aseguran que continúa en Georgia, hasta donde persiguió a mi hermana y a su hija cuando huyeron de Dubái”, añadió.

María Jimena Rico nacida en Argentina y de padre español, viajó junto a su novia hasta Dubái para visitar a la madre de esta última, que, al parecer, estaba enferma, pero resultó ser un plan orquestado por su padre para retener a la egipcia en ese país, en el que reside la familia, según indicó su hermana.

Al enterarse las dos jóvenes de que los padres la habían denunciado por homosexualidad, consiguieron huir en avión hasta Georgia, donde permanecieron tres días en casa de unos amigos.

Cuando estaban en el aeropuerto para coger un vuelo hasta Londres, ciudad en la que trabaja Rico actualmente, apareció el padre de su novia, que quiso llevarla a la fuerza y rompió su pasaporte, además de amenazarlas de muerte, según la familia de la malagueña.

Por estos hechos fueron detenidos tanto el padre como la pareja y, una vez puestas en libertad, llegaron a la frontera de Turquía, donde después de varios intentos de entrada, lograron coger un autobús hasta la localidad de Samsun.

Al llegar allí, fueron detenidas por la policía turca y acusadas de terrorismo, al menos durante doce horas, pero finalmente fueron liberadas y trasladadas a la estación de autobuses, para trasladarse hasta Estambul, donde tenían reservado un hotel al que no llegaron.

En un dramático mensaje de audio enviado a través de WhatsApp, Jimena había pedido a la familia que se pusieran en contacto con las autoridades si dejaban de tener noticias de ella, ya que se sentía amenazada y temía por su vida.