Se activan las primarias del PSOE a cara de perro: Sánchez insinúa presiones en la recogida de avales

La tregua que supuso el fallecimiento inesperado de Carme Chacón se ha roto este lunes con el inicio de la cuenta atrás de las primarias para elegir el fututo secretario general antes del 39 Congreso de junio. Susana Díaz y Patxi López han registrado a lo largo de la mañana en Ferraz sus candidaturas invocando la unidad del partido, pero Pedro Sánchez lo hará el martes denunciando que los barones, con la aquiescencia de la Gestora, están presionando a sus seguidores para que no avalen su candidatura.

lopez-madina La confrontación vuelve a estar servida. Susana Díaz y Pedro Sánchez siguen en sus trece de enfrentarse a cara de perro mientras López invoca sin que se le preste mucha atención la razón y el respeto perdidos. La bronca entre Díaz y Sánchez llega incluso a lo personal, según reconocen los seguidores tanto de la dirigente andaluza como del exsecretario general, quienes aseveran que “no tiene remedio”.

Pero como las formas son las formas, dicen sus segundos, los representantes de Díaz por un lado y López, en persona han presentado sus candidaturas dejando sus respectivos mensajes. Sánchez lo ha dejado para un día después porque su intención es desmarcarse de ambos incluso en lo que se refiere al procedimiento ya que, además de su notoria rivalidad con la presidenta de la Junta de Andalucía, ve al exlehendakari como un rival que le quita avales en un momento en que todos consideran decisiva la exhibición de apoyos. Por eso, ha enviado a sus segundos a reunirse sin convocatoria pública con un grupo de periodistas para que denunciasen las presuntas presiones que reciben sus seguidores de la gestora y los barones del partido.

Eduardo Madina y Pilar Alegría, secretaria de Organización del PSOE aragonés, han explicado tras entregar el documento oficial para cumplir con el trámite, que Díaz presenta un proyecto “integrador” y de “reencuentro con las siglas y la ideología del PSOE”. Madina, la mano derecha de la presidenta andaluza en Madrid, ha defendido que Díaz representa un proyecto “integrador” que recoge las distintas sensibilidades de un partido que, como España, es “diverso y plural” y que “no compite ni va contra nadie” por lo que en él se pueden reconocer el cien por cien de los militantes del PSOE. Madina, en definitiva, ha abundado en el mensaje central de la candidata andaluza: “Ella busca el reencuentro con unas siglas centenarias y con la vocación de mayoría para transformar el país”.

Pilar Alegría no ha ocultado la finalidad de la estrategia inmediata de Díaz, cuyo fin es arrasar a sus rivales con el número de avales, “como hizo Sánchez con su apoyo en las anteriores primarias”, ha dicho irónicamente un diputado que la apoya. Porque, según la aragonesa, “cuando un militante te avala está respondiendo por ti”. Sin embargo, Madina ha matizado que, a diferencia de Sánchez, Díaz no quiere que el 39 Congreso sea una batalla. Algo de lo que excluye a Patxi López, de quien Madina destaca que “es un gran compañero que merece el máximo respeto por el ejemplo vital que ha dado a quien, por cierto, le sobra el lenguaje bélico de otros”.

López, que ha presentado en persona su candidatura, ha insistido en su idea de que hay dos posibilidades de futuro para el PSOE. Una, el enfrentamiento. Y otra, por la que él apuesta, la de unir y renovar el partido. Para el ex lehendakari, la prioridad es ganar a la derecha al tiempo que se construye una alternativa propia de izquierdas que no busque pactar con la “izquierda irreal” que representa Podemos.

El ex presidente del Congreso también ha aprovechado para comprometerse a integrar a sus adversarios si gana, algo en lo que espera reciprocidad de sus rivales porque considera que hay miles de socialistas que quieren superar el dolor y la confrontación que ha vivido el partido en los últimos meses. También ha dicho que quiere construir un socialismo “exigente”, “autónomo” y sin complejos ante la derecha, y que no va a jugar a la descalificación porque quien lo hace divide, “que es exactamente lo contrario de lo que debe hacer el PSOE para superar la situación de ruptura en la que está desde el año pasado”.

Los ‘sanchistas’ confían en conseguir más votos que avales

Por su lado, el exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha sembrado nuevas dudas sobre la limpieza del proceso y la igualdad de oportunidades todos los aspirantes, después de haber agitado la polémica sobre la utilización del aparato y la financiación.

Una vez que se hayan formalizado todas las candidaturas, comenzará la recogida de avales que se llevará a cabo durante dos semanas, hasta el próximo 4 de mayo. Y el entorno de Sánchez ya ha dicho que aspira a conseguir “el mayor número posible” pero que baraja no presentar todos los que recoja. El objetivo no sería otro que darle suficiente cuerda a la presidenta de la Junta de Andalucía para que ella sola camine hacia el fracaso. El vicecoordinador de campaña de Sánchez y secretario provincial del PSOE en Valencia, José Luis Ábalos, cree que la demostración de fuerza que prepara Díaz con los avales puede perjudicarla porque refleja su “capacidad intimidatoria”.

Ábalos ha explicado que el entorno del exsecretario general tiene constancia de que muchos militantes avalarán a otras candidaturas distintas a la suya, aunque por otro lado les aseguran que contarán con su voto en las urnas. Es decir, Susana Díaz puede ganarle en avales, pero eso no impedirá que él venza en votos, como ocurrió en las primarias de 1998, en las que el entonces candidato del aparato, Joaquín Almunia, ganó claramente en avales a Josep Borrell, pero después éste se impuso en la votación.

El motivo del desajuste entre avales y votos es, siempre según la fuente sanchista, que muchos militantes sucumben a la presión “para no indisponerse” con el jefe. Pero esa presión que puede funcionar en la fase de recogida de avales no tiene por qué condicionar el voto que es secreto. “Ahí está la grandeza del proceso”, ha comentado Ábalos. Andrés Perelló, dirigente valenciano de Izquierda Socialista y miembro de la misma candidatura, ha apuntado que en democracia “muchos de los que callan, hablan en las urnas”.

No obstante, el equipo de Sánchez ha querido dejar claro que cuentan con sobrados apoyos, aunque no han detallado cuántos se proponen presentar. En principio, se supone que se necesitarán en torno a unos 9.000 avales para ser candidato, es decir, el 5% del censo de la militancia, aunque es una cifra aproximada porque el censo no se cerrará hasta el 28 de abril, y aún hay un buen número de reclamaciones sin resolver.

Por lo demás, en el balance que la candidatura del exlíder ha hecho del último mes y medio de precampaña oficiosa, se destaca su participación en 26 encuentros con afiliados que le han supuesto estar en contacto con 35.000 personas. Además, los miembros de su equipo han hecho otros 126 actos con 30.000 asistentes, a los que se suman los de las plataformas y grupos de apoyo con dirigentes locales.

Tras subrayar que van a mantener hasta el 21 de mayo, día de la votación, esa misma línea de campaña “buscando militantes a la luz del día”, los ‘sanchistas’ contraponen su estilo a “otra forma de hacer campaña en la sombra, con un bolígrafo, una lista y un teléfono”, lo que es una clara alusión a Susana Díaz a la que acusan de servirse de las estructuras del partido beneficiándose de la posición de preeminencia en la que la coloca su proximidad a la gestora. Tampoco descartan los sanchistas integrar a la candidatura de Patxi López en algún momento del proceso. “Esa oferta va a estar siempre, nuestra actitud es de acogida, de suma, de mayoría y de integrar a todo el partido”, recalcan.

Entretanto, a los 100.000 euros recaudados a través de su plataforma de microfinanciación (“crowdfunding”), la candidatura de Sánchez suma ya otros 36.558 euros aportados por 718 donantes a la cuenta que controla Ferraz, de los que el 97 por ciento son afiliados que aportan unos 51 euros de media.

RELACIONADO