El cura del ‘caso Romanones’ niega haber abusado de menores

Comienza el juicio contra el padre Román, acusado de un presunto delito que llegó a denunciar el papa Francisco

El padre Román, el único acusado de abusos sexuales a un menor en el conocido como ‘caso Romanones’, ha negado cualquier tipo de relación o abuso sexual con el denunciante o que con sus compañeros mantuviera comportamientos homosexuales, y ha asegurado que todo se engloba en el “amor cristiano”. Lo ha hecho durante la primera sesión del juicio que se celebrará hasta el próximo 21 de marzo en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada, y ha mantenido, como hizo durante la declaración indagatoria, que su comportamiento respondía a un proceder de “amor cristiano”, en el que ha asegurado no hubo conductas sexuales.

En las cuestiones previas, la defensa del padre Román ha solicitado el archivo del expediente canónigo incluido en una causa separada al considerar que vulnera derechos fundamentales y el de defensa, petición que no ha aceptado la Sección Segunda, que ha dicho que podrá pronunciarse en la sentencia.

También ha descartado el presidente de la Sala incluir como prueba documental una carta remitida por la Santa Sede este mes en la que se pedía que se garantizara la presunción de inocencia del párroco, ya que, según el tribunal, está garantizada.

El acusado, para el que la Fiscalía solicita nueve años de prisión por abuso sexual a un menor, ha asegurado que “asesoró” al joven denunciante en diferentes momentos de su vida y ha negado cualquier comportamiento sexual o que compartiera cama con el entonces menor ni con el resto de miembros del llamado clan de los Romanones, que supuestamente él lideraba. “No me entra en la cabeza dormir con otra persona”, ha afirmado, sobre los presuntos hechos ocurridos en la casa parroquial o en las propiedades que poseían en Pinillos y Salobreña.

Según la Fiscalía, estos actos se repitieron desde 2004 a 2007 en diferentes emplazamientos hasta que la víctima abandonó la convivencia y el contacto con el grupo de sacerdotes tras una discusión entre ambos cuando el acusado descubrió que la víctima mantenía una relación sentimental con una compañera del instituto.

“No he dado besos en la boca en mi vida, ni los he recibido”, ha dicho el único acusado en la causa, que ha señalado que se distanció del denunciante porque llevaba “una doble vida”, y ha añadido que mantuvo una relación de consejo con la novia del entonces meno. Ella le explicó que la acosaba, ha descrito una “acalorada” discusión entre ambos y ha apuntado que la supuesta víctima controlaba a la chica, tenía las claves de su correo y que la tachó de “zorra”.

El padre Román ha negado además que los sacerdotes que convivían mantuvieran relaciones homosexuales “de ningún tipo” y ha defendido que la carta al denunciante que firmó con un “te quiero mucho” se enmarcaba en el contexto “cristiano” de la palabra amor.

Ni duchas ni ‘porno’

También ha dicho que cuando el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, le comunicó que había sido denunciado, supo que era la presunta víctima y preparó un dossier sobre él porque le habían alertado previamente de que pretendía hacerlo, y que contaba con el apoyo de otros jóvenes que pasaban su tiempo con el conocido como “clan de los romanones”.

A preguntas del abogado defensor, el padre Román ha asegurado que “nunca, en absoluto”, abusó del denunciante, le masturbó o pidió que le masturbara o le penetró -“lo último que se me ocurriría”, ha dicho- y también ha negado que se desnudara ante el joven o se ducharan juntos porque tiene “pudor como sacerdote”.

Ha mantenido la misma respuesta negativa ante posibles abusos a otros jóvenes, ha negado que haya visto pornografía, ha defendido que tiene una vida “totalmente íntegra” y ha dicho que no está operado de fimosis ni tiene marcas en zonas íntimas, como describe la denuncia.

“Como sacerdotes nos llaman padre, es una paternidad espiritual, un amor fraternal”, ha apuntado Román, que también ha negado que los sacerdotes que convivían en la casa parroquial y una vivienda de Pinillos se ducharan juntos.

El juicio continuará el martes con la declaración como testigos de los inicialmente investigados en la causa y que dejaron de estarlo al considerar que los delitos habían prescrito.

El caso se abrió después de que un joven que ahora tiene unos 25 años pusiera los hechos, ocurridos supuestamente cuando contaba entre 14 y 17, en conocimiento de la Fiscalía andaluza en octubre de 2014, y sobre los que llegó a pronunciarse el papa Francisco.

En este proceso judicial llegó a haber hasta doce imputados, diez curas y dos laicos, aunque la Audiencia decidió de manera definitiva declarar prescritos los delitos atribuidos a once de ellos.