El rector de la URJC acusado de plagio: “El derecho es una mierda y los jueces ni te cuento”

Fernando Suárez intentó en 2009 frenar varias demandas de compañeros contra la Universidad por fraude en las elecciones a rector

El rector de la Universidad Rey Juan Carlos acusado de plagio, Fernando Suárez, ya demostraba en 2010 que la ley y las normas son algo que vayan con él. En una conversación publicada este martes por ‘El Mundo’, este catedrático de Derecho mantuvo una conversación con el jefe del departamento de Estadística, Antonio Alonso, que no tiene desperdicio.

“Primero tienen una conciencia sobre el derecho que desde luego yo no comparto, claro, porque el derecho es una mierda y los jueces ni te cuento y puede pasar de todo, incluso lo que tú esperas”, decía Suárez a Alonso, intentando de esta forma que éste último no se sumase a las demandas que varios compañeros habían interpuesto contra la Universidad por la supuesta ‘ilegalidad’ de las elecciones a rector en 2009, en las que resultó ganador Pedro González Trevijano.

Por aquel entonces, Suárez era vicerrector plenipotenciario y trataba de blindar a González Trevijano, viniendo a decir con las palabras a sus rivales que con el derecho no iban a conseguir nada.

En esa conversación, Suárez también amenazó con “enterrar” a todas las personas que impugnasen los resultados de los comicios, razón por la que fue imputado por un delito de amenazas. Sin embargo, la causa fue archivada.

Las primeras noticias sobre los supuestos plagios del actual rector surgieron el pasado mes de octubre, después de que algunos medios de comunicación alertaran de que el rector de la URJC habría copiado en un artículo para la revista jurídica ‘Anuario de Historia del Derecho Español’ parte de un libro del excatedrático de la Universidad de Barcelona Miguel Ángel Aparicio, al que solo cita una vez en su texto.

En las sucesivas semanas se denunciaron otros supuestos plagios cometidos por Suárez, quien en una declaración institucional leída ante el Consejo de Gobierno de la URJC el pasado 25 de noviembre negó que pudiera considerarse plagio, al no obtener “rendimiento económico” de ello y escudándose en “una disfunción” derivada de los grupos de investigación en los que se integra.

Cinco de los afectados expresaron en una carta su “indignación” ante “la vergonzosa imagen” que la “persistencia” de Suárez en el Rectorado ofrecía de la universidad y solicitaban su “inmediata dimisión”.

Asimismo, los rectores de las universidades públicas madrileñas de Alcalá, Autónoma, Carlos III, Complutense y Politécnica manifestaron en diciembre en un comunicado conjunto su “profunda preocupación” por los presuntos plagios académicos de Suárez.

La polémica provocó también una recogida de firmas en la plataforma ciudadana change.org, en la que se pedía la dimisión de Suárez como rector de la URJC (lleva más de 75.000 firmas) o que universitarios como los de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (Creup) denunciaran “el daño” que el plagio supone para el prestigio universitario.

La situación ocasionó que Suárez se viera forzado a aceptar a finales de 2016 dejar su puesto como vocal del Comité Permanente de la Conferencia de Rectores CRUE para “no perjudicar el prestigio” de dicha institución que agrupa a todas las universidades españolas.

Finalmente, Fernando Suárez -en ningún momento expresó su intención de dimitir- anunció que adelantaba las elecciones a rector y que él no se presentaría a la reelección.

Elecciones

Con todo esto, dos candidatos a rector de la URJC, Rosa Berganza y Javier Ramos, buscan esta semana ser elegidos para relevar en el cargo a Suárez.

La campaña de ambos aspirantes se ha centrado principalmente en convencer en que buscan recuperar la credibilidad en esta universidad pública, creada en 1996 y que cuenta con cerca de 40.000 alumnos y cinco campus.

No obstante, ambos han expresado, en sendas entrevistas con Efe, distintas formas de superar la polémica creada.

Mientras Berganza anuncia la creación de una comisión de investigación interna sobre los presuntos plagios de Suárez, Ramos dice que no está entre sus prioridades investigar el plagio pues para ello ya existen sistemas, como la Agencia Nacional de Evaluación Académica (Aneca).

Los dos candidatos que optan a sustituirle son dos catedráticos de esta universidad: Rosa Berganza, catedrática de Teoría de la Comunicación, y Javier Ramos, catedrático de Teoría de la Señal y Comunicaciones.

Berganza considera “bochornoso” que no se haya puesto en marcha ya una comisión de investigación interna sobre los presuntos plagios cometidos por Suárez y por ello su primera medida como rectora en el caso de salir victoriosa será su creación “urgente”.

Esta catedrática también se ha visto involucrada en una polémica ya que ha empleado parte del programa electoral de David Ríos, aspirante a rector en 2013; Ríos aclaró al poco que él mismo le había cedido voluntariamente el programa para que hiciera uso si lo estimaba conveniente.

Por su lado, Ramos asegura que no está entre sus prioridades investigar el plagio de Suárez, pues existe para ello la Aneca, aunque matiza que, si les piden alguna colaboración, hará “lo que sea necesario”.