Un hombre le corta las orejas a su mujer por mirar a otros hombres en Afganistán

La mujer ha reclamado a las autoridades que procesen a su marido y ha asegurado que no seguirá conviviendo con él

Las autoridades de la provincia de Balj, en el norte de Afganistán, están buscando a un hombre que se ha dado a la fuga tras haberle cortado a su mujer las orejas en un caso de violencia de género, según han informado fuentes gubernamentales locales citadas por la cadena de televisión local Tolo. “No he cometido ningún pecado, no entiendo por qué mi marido me ha hecho esto”, afirma la mujer, que se recupera de las heridas en el hospital.

636217212819128909w (1)La víctima, identificada como Zarina y de 21 años de edad, ha pedido a las instituciones judiciales y policiales que arresten a su marido y que garanticen que será procesado por lo que ha hecho. Zarina está ahora ingresada en un hospital de Mazar e Sharif después de que el lunes por la noche su marido le cortara las orejas con un cuchillo y luego huyera del domicilio familiar. “Estaba durmiendo cuando mi marido me despertó, empezó a pegarme y me ató a una silla… Entonces me cortó las orejas”, ha contado a los medios.

“Mi marido siempre me trata mal. No me autorizaba ni siquiera a visitar a mis padres. Es un hombre muy desconfiado y con frecuencia me ha acusado de hablar con extraños cuando visito a mis padres”, ha relatado la mujer, en declaraciones a la cadena de televisión afgana.

Zarina ha reclamado a las autoridades que procesen a su marido y ha asegurado que no seguirá conviviendo con él. Su tía Hamida ha contado que el hombre se casó con Zarina cuando tenía “solo catorce años”. “Su marido se fue a Irán una semana después de la boda. Volvió de Irán hace dos meses pero yo no sabía nada de sus disputas”, ha afirmado.

Los médicos del hospital de Mazar e Sharif han dicho que la mujer se encuentra bien y que está mejorando. Los responsables de la Policía han asegurado que arrestarán al marido que garantizarán que se hace justicia, algo complicado de afirmar en el país, ya que la ley sobre la Prohibición de Cuestionar a Testigos Individuales juega en su contra. Esta ley, aprobada por el parlamento en 2014, permite al marido ejercer cualquier castigo sobre su esposa sin tener ninguna consecuencia legal, además de ‘consentir’ los llamados asesinatos por honor o los matrimonios infantiles.