Precintar colegios o aplicar el artículo 155, el plan de Rajoy para evitar otro 9N

El Gobierno de Rajoy no quiere que se repitan de nuevo las imágenes de una consulta independentista como las del 9-N. Para evitarlo asegura tener preparado un minucioso plan que incluye una serie de medidas coercitivas como precintar los colegios electorales o incluso hacerse con las riendas de la Consejería de Educación para impedir el acceso a los mismos y también toda una batería de medidas jurídicas como recurrir al Tribunal Supremo o la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Ante la posibilidad de convocar ese referéndum, el Ejecutivo ha reiterado este miércoles que no es posible celebrarlo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en declaraciones a los periodistas en el Congreso, ha considerado “absurdo” que los dirigentes políticos independentistas catalanes digan que se va a celebrar ese referéndum.

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá,ha subrayado que todo el mundo debe tener muy claro que nadie puede actuar sin respetar las leyes y la Constitución, “y nos encargaremos -ha asegurado- de que así sea”.

Y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en respuesta a una pregunta del portavoz de ERC, Joan Tardá, ante el pleno del Congreso ha esgrimido la Constitución frente al referéndum “ilegal” que pretenden los partidos soberanistas y ha dicho que ese texto ampara la democracia y “pone freno a los abusos de los gobernantes”.

Fuentes del Gobierno han explicado que la actitud del Ejecutivo ante las pretensiones independentistas es muestra de la “decepción y preocupación” por la falta de gestos de las instituciones y partidos soberanistas catalanes a la oferta de diálogo que han estado planteándoles.

La siguen planeando, y si finalmente se concretara una reunión en el Palacio de la Moncloa entre Rajoy y el presidente de la Generaltat, Carles Puigdemont, el jefe del Gobierno la reiteraría.

Pero ello no es óbice para que el Gobierno esté preparado y dispuesto a utilizar todos los mecanismos que le otorgan la ley y la Constitución.

Es en ese contexto en el que las fuentes gubernamentales aseguran que una convocatoria de referéndum sería respondida de inmediato con un recurso ante el Tribunal Constitucional. Entre estas medidas jurídicas también se contempla la activación del artículo 155 de la Constitución, que implica la suspensión de la autonomía.

Pero afirman que si se considerara necesario no puede descartarse que se adoptaran medidas coercitivas que impidieran la apertura de los colegios en los que se tuviera intención de llevar a cabo la consulta o si llegara el caso hacerse con las riendas de la Consejería de Educación para impedir el acceso a los mismos.

Preguntado sobre por qué no adoptó estas medidas en la consulta del 9-N de 2014, el diario El Mundo señala que Moncloa considera que en aquella ocasión la Generalitat planteó el referéndum como un proceso nacido del asociacionismo catalán. Sin embargo, ahora el escenario sería distinto porque el Govern ya no esconde que prepara un plan de desconexión para aportar base jurídica a un referéndum.

Podemos tacha el plan de Rajoy de ‘bravuconada’

El portavoz parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón, cree que el plan que el Gobierno supone “una nueva bravuconada” y, frente a su “irresponsabilidad” de no plantear soluciones al conflicto, su partido junto con En Comú, En Marea y Compromís han solicitado crear una comisión en el Congreso que debate sobre la “crisis territorial” en España que permita abrir paso al ejercicio del “derecho a decidir” en las comunidades autónomas.

El dirigente de la formación morada ha señalado que “no se puede confundir” ‘hoja de ruta’ con lo que, en su opinión, no son más que “amenazas”. “Eso no constituye ninguna propuesta política para Cataluña, sino que es una nueva bravuconada”, ha dicho Errejón, quien ha apuntado que España necesita un Gobierno “más responsable” y que “no se dedique a amenazar”.

En la misma línea se ha expresado su compañero de grupo y portavoz de En Comú, Xavier Doménech, quien ha denunciado la “incapacidad” del Ejecutivo de Mariano Rajoy de articular una respuesta frente a la cuestión catalana y ha apuntado que su plan frente al referéndum “es de nuevo un ‘no'” porque no afronta la problemática desde el diálogo.

Frente a la frustrada operación diálogo del Gobierno, Unidos Podemos, En Comú, En Marea y Compromís han registrado este miércoles en el Congreso una iniciativa para crear una comisión no permanente en la Cámara Baja que haga un diagnóstico sobre “la peor crisis territorial” que vive España desde la Transición y poner encima de la mesa soluciones, que en el caso de los proponentes pasa por el ejercicio del “derecho a decidir” de los distintos territorios españoles. Se trata, según ha explicado Errejón, de abrir un espacio de debate con el Gobierno y con la sociedad civil para tratar de buscar una respuesta “satisfactoria” frente a un modelo de Estado de las Autonomías que “no da más de sí”.

Por su parte, la líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, espera que no haya que llegar a la situación “extrema” de aplicar el artículo 155 de la Constitución y tener que suspender la autonomía y confía en que el Gobierno de la Generalitat no siga adelante con su idea de convocar un referéndum soberanista.

Arrimadas ha afirmado , tras reunirse con Sáenz de Santamaría, que está a favor de que el Gobierno y la Generalitat sigan dialogando, insistiendo en que antes de tomar medidas coercitivas, como precintar los colegios electorales, todo se puede resolver “de una manera mucho más razonable antes”.

Igualmente espera que el Govern “no siga gastándose el dinero” de los catalanes para cometer una ilegalidad ni que siga “presionando” a los funcionarios” para trabajar en favor del secesionismo.

RELACIONADO