Trump se reafirma en su veto a los refugiados: ‘Sólo 109 personas han sido detenidas’

Ni las manifestaciones, ni las críticas de otros líderes internacionales, ni los datos objetivos y los análisis que desmontan la premisa en la que se basan sus restricciones a inmigración y que auguran males peores han sido suficientes para hace recapacitar a Donald Trump. Tres días después de que firmara la orden por la que se veta la entrada en Estados Unidos de refugiados e inmigrantes procedentes de siete países se mayoría musulmana, no parece que la indignación vaya a decaer. Pero el nuevo presidente de Estados Unidos se ha reafirmado en su decisión y ha atribuido los problemas que conlleva a factores completamente ajenos a su decreto.

“Sólo 109 personas de 325.000 fueron detenidas y retenidas para ser interrogadas”, ha señalado en un mensaje en su cuenta personal de Twitter.

El presidente ha defendido que “los grandes problemas en los aeropuertos” durante el fin de semana “fueron provocados por un apagón informático de Delta (Airlines), los manifestantes y las lágrimas del senador (Charles) Shumer”. El senador demócrata fue uno de los que intervino en una multitudinaria protesta en Nueva York contra la orden ejecutiva de Trump.

Trump, que este lunes estaba especialmente activo en Twitter, se ha remitido a la declaración del secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, quien ha dicho que “todo está yendo bien” y que han tenido “pocos problemas”. “Hagamos a Estados Unidos seguro de nuevo”, ha insistido Trump y ha sostenido que “no hay nada agradable en buscar a terroristas antes de que puedan entrar en nuestro país”. “Este (tema) fue una gran parte de mi campaña” electoral, ha recordado, para terminar llamando a “estudiar el mundo”.

El domingo, durante una entrevista realizada este día en el programa “Fox News Sunday”, Kellyanne Conway, principal asesora del presidente de Estados Unidos, también dijo que el porcentaje de viajeros afectados por el decreto será muy pequeño, “en contra de lo que vaticinan medios informativos internacionales”, que hablan de un freno total masivo a persona de esta nacionalidad. La asesora presidencial comentó también que “la orden está en caminada a la seguridad del país” y que “siempre seguirán emitiéndose decisiones de este tipo, siempre con el objetivo de tener un Estados Unidos totalmente seguro”.

Conway, además, dijo que la orden federal emitida el sábado por la noche por la jueza Ann M. Donnelly “no deja sin efecto la orden ejecutiva del presidente Trump”. La orden de la jueza Donnelly fue emitida después de que abogados de la American Civil Liberties Union (Unión Estadounidense por los Derechos Individuales, ACLU por sus siglas en inglés) presentaran una petición en nombre de ciudadanos de esas siete naciones de mayoría musulmana incluidas en la orden que fueron detenidos en aeropuertos de todo el país coincidiendo con su entrada en vigor.

La ONU ha asegurado que el veto de Trump es “ilegal” y “malvado”, en palabras del alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Husein. “La discriminación basada en la nacionalidad únicamente está prohibida por el Derecho Humanitario”, señaló Zeid en un mensaje de la red social Twitter de su oficina. La reacción de la Comisión Europea ha sido más tibia. Su portavoz, Margaritis Schinas, se ha limitado a señalar que “desde el punto de vista legal, la Comisión Europea tomará todas las medidas necesarias para analizar esas órdenes ejecutivas y cómo son implementadas para ver qué impacto pueden tener en ciudadanos europeos, que todavía no está muy claro”.

No lo ve de la misma manera Donald Trump Jr, hijo del presidente, que ha criticado la decisión de Canadá de ofrecer residencia temporal a todos los refugiados que no quiera acoger Estados Unidos. Junior ha aprovechado el tuit del primer ministro, Justin Trudeau, en el que éste condena condenado el ataque a una mezquita de la ciudad de Quebec. A través de su cuenta de Twitter, el hijo del mandatario estadounidense ha escrito: “El fallido líder de Canadá, Justin Trudeau, está llevándoles por el mismo camino que nosotros empezamos hace 8 años. Rezos para Canadá”. Y ha acompañado su texto con dos imágenes en paralelo del tuit de Trudeau confirmando que Canadá seguirá recibiendo refugiados y del enviado este lunes por el primer ministro lamentando el ataque terrorista.

– See more at: http://www.laprensagrafica.com/2017/01/29/kellyanne-conway-la-orden-federal-no-anula-el-decreto-del-presidente-trump#sthash.Nw17XNIW.dpuf
RELACIONADO