Acusan al Gobierno de tratar de ocultar el caso del ‘Aylan de Barbate’

La tragedia del pequeño Aylan, el niño de tres años que apareció ahogado en una playa turca, ha vuelto a repetirse el pasado fin de semana, esta vez en las costas españolas. Esta vez no era sirio, sino subsahariano y con una edad comprendida entre los 5 y los 7 años. Mientras la imagen de Aylan se convirtió en un símbolo de la vergüenza de Europa por sus políticas migratorias y una radiografía de un Mediterráneo que se ha convertido en uno de los mayores cementerios de vidas humanas, la muerte de este niño africano encontrado el viernes en Barbate (Cádiz) ha pasado más desapercibida. Y es que no se conoció esta trágica noticia hasta el domingo por la tarde cuando fue confirmada por medios locales a través de la Asociación de Derechos Humanos de Andalucía.

Preguntado sobre este asunto, el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz, ha asegurado este lunes que “de ninguna manera se ha intentado ocultar información” sobre la aparición el pasado viernes del cuerpo sin vida del menor inmigrante en una playa cercana al faro de Trafalgar, en el término municipal de Barbate.

En declaraciones a los periodistas, Muñoz ha recordado que en la misma mañana del viernes se dio información, con los datos que se tenían, a los medios de comunicación que estaban cubriendo su visita a las obras en las playas de Vejer, por lo que “la información se dio ese mismo día”. Extremo que han negado varios medios de comunicación, que subrayan que la noticia no saltó hasta este domingo.

Muñoz ha incidido en que “no se pretende ocultar nada porque la labor de vigilancia de Salvamento Marítimo es diaria, y cuando se produce la información de que existe alguna embarcación, inmediatamente se produce el procedimiento de búsqueda y se dan todos los datos”.

En cuanto a la identidad del menor aparecido, Muñoz ha señalado que “el cuerpo apareció en un estado de avanzada descomposición, aunque se sabe que es de origen subsahariano y por eso una de las hipótesis lo relaciona con los cadáveres que aparecieron el 13 y 14 de enero”. Así, ha añadido que es la policía Judicial la que está llevando la investigación “y se dará más información cuando esté contrastada”.

Preguntado también por el hecho de que supuestamente el cadáver se encontró el viernes y no se comunicó hasta el domingo, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha dicho que no tiene constancia, pero “en cualquier caso, los trámites que se seguirían son los que establece la ley”, a la vez que ha subrayado que “no se oculta un cadáver, ni un fallecimiento”.

Al hilo de ello, ha aseverado que “habrá trámites que realizar y garantías que preservar durante el tiempo, que son los profesionales que saben cuándo se tiene que dar a conocer y qué cosas se tienen que realizar en ese trámite”. En una rueda de prensa en Córdoba, el número dos del Ministerio del Interior ha destacado que se seguirá “trabajando para que no se produzcan situaciones de este tipo”, porque “es necesario que se consiga evitar el tráfico con seres humanos”.

Podemos ve intención de ocultar información

El diputado de Podemos en el Congreso Juan Antonio Delgado ha mostrado su dolor por la muerte del niño. ha lamentado la “indiferencia más absoluta” del Gobierno y ha criticado la política europea “que condena a los refugiados y migrantes”. En un comunicado, Delgado ha señalado, en primer lugar, la necesidad de mostrar su dolor ante este fallecimiento porque “es imposible no estremecerse ante un suceso de estas características”.

“Hay que lamentar la indiferencia más absoluta por parte de la Subdelegación del Gobierno ante la muerte de un niño de apenas 5 años”, ha dicho el diputado, quien ha pedido al subdelegado, Augstín Muñoz, explicaciones por “obstaculizar y ocultar esta tragedia en nuestras playas para que no se conozca y no llegue a la opinión”.

Por su parte, el secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, ha lamentado este lunes que entre la ciudadanía se normalice la “insensibilidad”, como si fuera “normal” encontrar el cuerpo de un niño muerto en el mar y ha apuntado a la responsabilidad de los gobiernos en este sentido porque “no están actuando como deberían”.

Pérez Ganfornina ha señalado que mientras del “foco mediático” está en el muro del presidente norteamericano Donald Trump con México, “nuestro muro está en la frontera sur y en ese cementerio” en el que muerte “cada vez más personas que buscan una vida mejor”.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha apuntado que el pequeño “pertenecía a la expedición formada por dos pateras que naufragó el día 13 en la costa gaditana. Desde hace días, organizaciones como Andalucía Acoge se están encargando de realizar las tareas de identificación y contacto con los familiares”. La asociación ha señalado que “podría tratarse de Samuel, un niño que viajaba con su madre, también desaparecida, procedente de El Congo, víctima de las consecuencias de un conflicto armado”.

Pro Derechos Humanos ha llamado a la sociedad a mostrar su “repulsa y condena ante la muerte de personas migrantes y refugiados a las puertas de Europa”. En esta ocasión, ha convocado una concentración simbólica de carácter solidario que se celebrará a las 19.00 horas de este martes ante el Ayuntamiento de Barbate.