La opción de una candidatura única para el liderazgo gana apoyos en un PSOE en caída libre

El PSOE no levanta cabeza. El daño causado por la crisis que se desató en el Comité Federal del 1 de octubre -ese día la defenestración de Pedro Sánchez se plasmó en su anuncio de dimisión- era previsible y se daba por descontado pero, tres meses después, los socialistas siguen retrocediendo en intención de voto hasta el punto de ceder a Unidos Podemos el liderazgo de la oposición. El partido sigue sin secretario general y sin fecha para elegirlo, pero circulan todo tipo de quinielas y de fórmulas posibles para zanjar el asunto. La última apunta a un ‘paseo militar’ de Susana Díaz, sin rivales que le tuerzan el brazo.

vara-madina-448La primera encuesta del año es la que ha realizado Sigma Dos para ‘El Mundo’ dice que los populares inician 2017 con una intención de voto del 34,8%, casi dos puntos superior al resultado que obtuvieron en las urnas el pasado 26 de junio (33,03%), mientras que el PSOE tiene que contentarse con un 19,4%, una caída de nada menos que casi 3,3 puntos respecto al dato de las últimas elecciones generales, 22,67%.
Unidos Podemos toma la delantera al PSOE, con el 22,5% de intención de voto, un punto y cuatro décimas por encima del 21,10% del 26-J, lo que indica que el partido de Pablo Iglesias no consigue atraer a todo el voto desencantado del socialismo, pero que no paga de momento la factura de sus enfrentamientos internos.

Cabe destacar que el trabajo de campo de la encuesta se realizó entre el 23 y el 29 de diciembre. Entonces, el enfrentamiento entre ‘pablistas’ y ‘errejonistas’ estaba en todo su apogeo -el portavoz en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, fue cesado en vísperas de la Nochebuena, solo unas horas después de que las propuestas de Iñigo Errejón para Vistalegre II se quedaran a muy poca distancia de las del secretario general en la consulta a las bases- y el PSOE le había arrancado al Gobierno el compromiso de subir un 8% el salario mínimo, una conquista social de la que pueden presumir los socialistas para paliar el devastador efecto de su abstención en la investidura de Mariano Rajoy. Sin embargo, el castigo sigue siendo mucho mayor para ellos que para Podemos.

Quizá eso se deba a que no solo el partido está descabezado, sino que carece aún de una hoja de ruta definida para cerrar su crisis. Los sectores más críticos vienen reclamando desde hace tiempo que se ponga fecha a las primarias para elegir al secretario/a general y al congreso en el que esa elección debe ser ratificada. En principio, la convocatoria de esos dos eventos, primarias y congreso, debe salir del Comité Federal que convocará la Gestora del partido el próximo miércoles, probablemente para el 14 de este mes. Y, mientras la decisión se retrasa y la incertidumbre genera rumores y especulaciones sin fin.

De Pedro Sánchez, el exsecretario general expulsado por sus barones, solo se sabe que esperará al Comité Federal para decidir si da el paso de volver a concurrir a las primarias o renuncia. El tirón que se le atribuía incluso después de dejar el cargo se ha ido desinflando a medida que le abandonaban sus partidarios, entre ellos los dirigentes territoriales que le habían respaldado con entusiasmo y de los que no queda ni uno solo que siga militando activamente en sus filas. César Luena, secretario general de La Rioja, y la líder vasca, Idoia Mendia, se han bajado del proyecto Sánchez y se han acercado a López. Sara Hernández (Madrid), Rafa González Tovar (Murcia), Luis Tudanca (Castilla y León) y Francina Armengol (Baleares) se escudan en que aún no ha llegado el momento de hablar de nombres para no respaldar el manifiesto sanchista. Habría que ver en todo caso qué opinan las bases, aunque es poco probable que mantengan el mismo grado de apego hacia el exlíder después de que este haya desaparecido de la primera línea de la política.

También la ‘tercera vía’, la opción de un candidato que no fuera ‘ni Su ni Sá’, ni Susana Díaz ni Pedro Sánchez, ha ido perdiendo fuelle. El nombre que más ha sonado para desempeñar ese papel es el de Patxi López pero él no ha dicho ni que sí ni que no, manteniéndose también a la espera de cómo se desarrollen los acontecimientos. La cuestión es que la ‘alternativa López’ prosperaría de ser un candidato de consenso, avalado por las principales familias del partido entre las que la andaluza sigue siendo la más poderosa, sobre todo tras la salida de Sánchez. Pero dos destacados dirigentes socialistas muy próximos a la lideresa andaluza se han descolgado este lunes con una propuesta que desbarata las propuestas que han circulado hasta ahora: la candidatura única.

El primero es el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que ha señalado en declaraciones a la Cadena SER que prefiere una candidatura única para el próximo Congreso del PSOE. Vara no ha ocultado que Susana Díaz le parece una buena líder. Sin apostar por la presidenta andaluza de una manera explícita, sí ha dado argumentos a favor suyo con argumentos un tanto exóticos: “Tengo un afecto personal y me merece todo el respeto porque pone la cara para que se la partan”.

También ha defendido la candidatura única Eduardo Madina, que no tiene ningún cargo orgánico ni institucional relevante pero que es un político con mucha ascendencia en el PSOE. Fue derrotado por Pedro Sánchez en las primarias de 2014, y desde entonces su nombre siempre aparece en las quinielas, también en las que circulan ahora. Su opinión es que “lo mejor para el PSOE sería un congreso de unidad con un solo candidato”. En declaraciones a ‘La Voz de Galicia’, Madina defiende “un camino para un congreso donde el partido entre unido y salga unido. Esto significa que los principales referentes del partido tienen que trabajar juntos en la próxima etapa, sin exclusiones ni sectarismos”. “¿Eso significa un candidato único?”, le preguntan y responde: “Esa es una opción de candidatura única, con una suma de referentes en la próxima dirección con un proyecto sólido construido por todos. Pero tampoco le tengo miedo a un congreso con más de un candidato. Lo tenemos resuelto. Habrá primarias y los militantes decidirán”.

RELACIONADO