2016: el año de Trump, Castro y el Brexit

Tres son los hitos principales en la política internacional del año 2016 que ahora se acaba: la victoria de Donald Trump en las elecciones USA, la muerte de Fidel Castro y el triunfo del Brexit en el referéndum para la salida del Reino Unido de la UE.

trump-900La revista Times declaró y con razón en su portada a Donald Trump como hombre del año 2016. La inesperada victoria de Trump sobre Hillary Clinton se convirtió en un acontecimiento internacional y no solo por el vuelco que ello anuncia en la política norteamericana sino porque la personalidad de Trump, un millonario ajeno al aparato del Partido Republicano, y su discurso radical conservador y nacionalista que tiene consecuencias en las relaciones internacionales de alianzas y el comercio, incluso antes de que el magnate asuma la presidencia de USA el día 20 de enero de 2017.

los-castro-448El segundo gran protagonista del año que se acaba ha sido Fidel Castro cuya muerte apaga el último rescoldo de la ‘guerra fría’ y el final de una época en América Latina y por supuesto en Cuba donde nada será igual sin Fidel y donde la apertura diplomática liderada por Barack Obama y Raúl Castro queda en entredicho ante la llegada de Trump. Lo que va a tener consecuencias dentro de la isla donde una nueva recesión de su economía puso bajo mínimos el aprovisionamiento de los cubanos.

En otras latitudes y a lo largo de 2016 se subraya el creciente y a la vez nuevo protagonismo de Vladimir Putin en Oriente Próximo que ha sido crucial en la victoria de Bashar el Asad en Siria tras la dramática lucha por el control de Alepo. Y todo ello en alianza con Irán y Turquía, país este último que vivió un golpe de Estado contra el régimen de Erdogan y el contra golpe y represión generalizada del propio Erdogan que se aleja de la UE, tiene la llave de la inmigración siria y se acerca a Moscú.

Asimismo, este año que termina parece que fue el principio del fin del Estado Islámico, actualmente en retirada tras la caída de Mosul y el enfriamiento de las relaciones de Israel con Occidente -a la espera de Trump- con motivo de los nuevos asentamientos judíos en Palestina que amenazan con destruir el tibio proceso de paz en la zona.

En la Unión Europea la gran noticia del año fue el Brexit, el referéndum que aprobó la salida de Gran Bretaña de la UE, todo un terremoto para el proyecto europeo de consecuencias imprevisibles para ambas partes que anuncia un reforzamiento de los lazos de Londres y Washington y el deterioro de la UE, sumida en escaladas de los partidos populistas de izquierda y derecha como consecuencia de las duras políticas de ajuste que Merkel impuso en la UE para hacer frente a la crisis financiera de 2008 para apuntalar el euro con la cohesión fiscal y bancaria. Lo que ha provocado la salida del primer plano de la política europea de Renzi, Camero y Hollande mientras aún permanecen Merkel y Rajoy.

brexit-500Otro de los problemas de Europa han sido las oleadas terroristas del islamismo radical, como las recientes de Niza y Berlín y la inmigración masiva de Siria y el norte de África que se ha volcado sobre la UE, y se ha convertido en argumento del populismo radical.

En América Latina cabe destacar el acuerdo de paz de Colombia con las FAR a pesar del fallido referéndum, la llegada de Macri a la presidencia de Argentina, la crisis económica y política de Venezuela y la tensión de México con EE.UU. que crecerá con la llegada de Trump.

Mientras, en Asia destaca la nueva tensión de China y USA por causa de la nueva presidencia americana que puede afectar al comercio entre los dos gigantes de la política internacional, con Taiwan de por medio y la incertidumbre que planea sobre las relaciones de Australia y Japón con los Estados Unidos.

Todos estos acontecimientos anuncian en 2017 un vuelco en la política internacional ‘tradicional’ tanto en la economía como en las alianzas a la espera del mandato de Trump, y ahí incluido el futuro de la OTAN y las presuntas buenas relaciones personales entre el nuevo presidente americano y el ruso Putin, a pesar que ambos hablan de relanzar un rearme de su arsenal nuclear.

Vuelven, pues las tensiones, en plena despedida de Obama que verá rectificadas muchas de sus políticas por la derrota de Hillary Clinton y la llegada de Trump a la Casa Blanca en la que se anuncia como una Presidencia USA de cambios y alta tensión en la escena internacional. Buena prueba de ello ha sido la decisión de Obama de expulsar de Estados Unidos a 35 diplomáticos rusos, acusados de espionaje y de interferir en la campaña presidencial americana, favoreciendo a Donal Trump, a quien Obama deja sobre la mesa esta nueva tensión de USA con Rusia, que pondrá a prueba la Presidencia de Trump y su relación con Valdimir Putin.