Un nuevo vídeo muestra fallos de seguridad en el atentado contra el embajador ruso en Turquía

Un nuevo vídeo demostraría importantes fallos de seguridad en el atentado que costó la vida a Andrei Karlov, embajador ruso en Turquía, el pasado lunes 19 de diciembre en un museo en Ankara.

En la grabación se ve a Mert Altintas, el policía turco de 22 años que cometió el ataque, merodeando por detrás del embajador durante la rueda de prensa en una exposición fotográfica en Ankara.

Hasta en dos ocasiones revisa la posición de su pistola en el interior de la chaqueta, hasta que al final la saca y asesina de varios disparos al embajador ruso por la espalda. Tras acabar con él, el joven turco gritó: “¡Alepo, venganza!” al tiempo que destrozaba varias de las fotos colgadas en la exposición.

“¡Dios es grande! ¡Dios es grande! ¡Nosotros morimos en Alepo, vosotros morís aquí! ¡Matáis a gente inocente en Alepo y en Siria!”, son algunas de las consignas que gritó antes de ser finalmente abatido.

Los restos del diplomático fueron repatriados anoche desde Ankara, y a su llegada a Moscú fueron recibidos en el aeropuerto por el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y su colega turco, Mevlut Cavusoglu, quien se encontraba en Moscú para mantener negociaciones sobre el conflicto sirio.